El concepto “paridad fotovoltaica” nos interesa a todos. Es un indicador que nos dice que los precios de la electricidad generada por una tecnología, en este caso la fotovoltaica, se han igualado con los precios de mercado. Este concepto no solo afecta a la energía fotovoltaica, sino a cualquier fuente de energía eléctrica, aunque se esta aplicando a aquellas que usan energías renovables. La paridad de red se define como el momento temporal en el que una fuente de energía produce electricidad a un coste igual o menor al precio de compra de energía en el mercado eléctrico. Alemania fue uno de los primeros países donde se alcanzó la paridad de red con las instalaciones fotovoltaicas en 2011 y 2012. Ya en 2014, 19 países en todo el mundo habían alcanzado la paridad de red fotovoltaica. Entre ellos España.

¿Qué es la paridad de red fotovoltaica?

Dando una definición más exacta de la paridad de red fotovoltaica, se considera que es el momento en el que las plantas fotovoltaicas como fuente de energía eléctrica es capaz de producir electricidad a un coste igual o menor que el precio generalista de compra de la electricidad directamente de la red eléctrica. Alcanzar la paridad de red, o en este caso la paridad fotovoltaica, se considera que es un punto de inflexión muy importante en el desarrollo de nuevas fuentes de energía. Ya que supone el momento o punto a partir del cual una fuente de producción de energía eléctrica puede convertirse en un directo competidor de las energías convencionales. Y puede llevar a cabo su desarrollo sin subsidios o apoyo de las administraciones.

La ley de Naam, base para establecer la paridad de red

Esta ley fue definida por el desarrollador informático y tecnólogo Ramez Naam, que dió a conocer en 2011 cómo el precio de la energía fotovoltaica se rebajaba a razón de un 7% al año desde 1980. La ley de Naam promedia a treinta años el precio de la energía fotovoltaica en función del precio de los paneles solares.

Hay dos motivos de esta constante reducción de los precios. Por un lado, los fabricantes de células solares están mejorando sus procesos y técnicas, de la misma forma que sucedió hace 30 años con los fabricantes de chips, lo que ayuda a reducir el coste de fabricación. Por otro lado, la eficiencia de la célula solar, es decir, la parte capturada y convertida en electricidad del total de la energía del sol está mejorando continuamente.

En este sentido. Un dato importante es que en el laboratorio se está llegando a eficiencias bastante altas, de hasta un 41%. Algo inaudito hace 30 años. Los métodos de película fina han obtenido eficiencias de laboratorio del orden del 20%, casi el doble de la mayoría de los sistemas solares instalados hoy en día. Esto significa que con la disminución del 7% que predice la ley de Naam, en menos de 10 años el coste de las células solares por kilovatio estará en unos pocos céntimos.

Evolución de la paridad de red en el mundo

A finales de 2015, y teniendo como base los datos recogidos por el informe del Deutsche Bank sobre “La paridad de red con precios bajos del petróleo”, toda Europa occidental, gran parte de EEUU, China, India, Australia y Brasil, por citar algunos países, se encontraban en situación de paridad de red. En 2018, con el nivel de costes actuales, el 80% de los países podrían haber estado en situación de paridad de red y, globalmente, se debería poder alcanzar en todo el planeta hacia el año 2020.

Fuente de la imagen: ©Hogarsense.es (con datos de Deutsche Bank Estimates)

La paridad fotovoltaica a nivel global debería haberse cumplido ya, si el ritmo de instalación de placas fotovoltaicas fuese el mismo en todo el planeta. Pero desgraciadamente en países de África y Asía el ritmo es mucho menor. Además, debemos tener en cuenta que cuanto más nos alejamos del ecuador, los países disfrutan de menor cantidad de radiación solar, por lo que se necesitan más placas solares para conseguir el mismo resultado.

Como ya hemos indicado al principio varios países europeos ya ha llegado a la paridad de red. Alemania fue el primero en 2011, y en 2014 habían conseguido la paridad de red otros países como Francia, España, e Italia. Un estudio de la empresa BayWa r.e., comparó las previsiones futuras de los precios del mercado mayorista con la irradiación solar media de los diferentes países.  Al comprobar los datos, quedó claro que los proyectos solares podrían alcanzar la paridad de la red fotovoltaica y ser competitivos en la mayoría de los países europeos. De esta forma en el año 2019 se prevé que la paridad de red se extenderá a través de Europa Central, y luego continuará hacia el norte de Europa.