Archivos por Etiqueta: TIC

¿Pueden las nuevas tecnologías desplazar a los libros de texto en la educación de las Ciencias?

Fotografía: María Coral González

La noche europea de los investigadores, que ha tenido lugar recientemente en Madrid y en más de 370 ciudades europeas, es un proyecto de divulgación científica que entra dentro del Programa Horizonte 2020. El principal objetivo de este proyecto es acercar la Ciencia a los ciudadanos, para que conozcan el trabajo de los científicos y vean su repercusión en la vida cotidiana.

La Ciencia es un instrumento imprescindible para el desarrollo de cada individuo. No es algo que corresponda únicamente a los científicos. Sino que está dirigida a responder las preguntas que cualquiera de nosotros podamos hacernos sobre los fenómenos que ocurren a nuestro alrededor, ayudándonos a descubrir el mundo que nos rodea.

La enseñanza de las Ciencias es necesaria desde las primeras etapas de la educación y no debe centrarse únicamente en la transmisión de conocimientos ya establecidos. Es fundamental que los docentes fomenten en sus alumnos el pensamiento crítico. Para ello, el profesorado debe ser capaz de utilizar nuevos materiales, recursos y estrategias para diseñar una gran variedad de actividades que motiven y despierten la curiosidad de los alumnos sobre el quehacer de la Ciencia.

Las actividades experimentales son un recurso esencial, mediante el cual los escolares pueden aprender sobre los fenómenos que nos rodean de manera práctica. Sin embargo, esto no siempre se puede llevar a cabo en el aula, debido a la falta de recursos, espacio, financiación… En este caso, una buena alternativa a la experimentación es la utilización de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación (TIC).

Dentro de las competencias clave que la Unión Europea considera de indispensable adquisición para que los individuos alcancen un pleno desarrollo personal, social y profesional, encontramos la competencia matemática y las competencias básicas en ciencia y tecnología. Estas competencias son esenciales para el desarrollo del pensamiento científico, ya que combinan metodología científica con adquisición de destrezas tecnológicas.

Por todo esto, resulta de vital importancia que los docentes aprendan a combinar la enseñanza de las Ciencias con los recursos que nos ofrece la era de la tecnología. Los alumnos de casi cualquier etapa, en este momento, puede decirse que son nativos digitales: han nacido en la era de la inmediatez, del fácil acceso a la información y están acostumbrados a utilizar las nuevas tecnologías.

Para el profesorado, aunque menos acostumbrado a la tecnología que sus alumnos, esto puede ser una ventaja, ya que es más fácil captar la atención de los mismos, gracias a la interactividad que nos ofrecen estas nuevas herramientas tecnológicas.Además, al tener un rápido acceso a la información, los alumnos son capaces de encontrar cualquier cuestión que se les plantee en el aula, siendo ellos los principales protagonistas de la construcción de su conocimiento, algo esencial en el proceso de aprendizaje.

Algunas de las herramientas tecnológicas que podemos encontrar fácilmente y que favorecen el acercamiento a la Ciencia son aplicaciones móviles, entre las que destacan las de realidad virtual para aprender partes del cuerpo (Cardio VR) o diferenciar los distintos seres vivos (iNaturalist). Otras son páginas web, como Kids CSIC, desarrollada por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas, donde se pueden encontrar películas, juegos e incluso recursos para el aula, gracias a los cuales se puede motivar a los estudiantes de una manera más eficaz que con la única utilización de libros de texto.

Sin embargo, a pesar de sus múltiples beneficios, la utilización de las TIC puede conllevar algún que otro problema entre el alumnado, como la fácil dispersión de sus tareas o la búsqueda de información poco fiable. Además, los dispositivos necesarios para la utilización de las TIC no están disponibles en todos los centros, ni todas las familias pueden tener acceso a ellos. Por esto es necesario tener otras herramientas disponibles en las que apoyarse a la hora de enseñar Ciencias.

Aunque la enseñanza de las Ciencias ha de estar basada en la experimentación, siempre es necesaria una base teórica sobre la que trabajar. Los investigadores leen cientos de artículos científicos sobre un tema determinado antes de empezar a trabajar en un proyecto concreto. De igual manera, tanto el docente como el alumnado han de tener una sólida base teórica sobre la que comenzar su trabajo experimental. Aunque la base teórica no necesariamente ha de provenir de libros de texto, un docente menos experimentado en Ciencias Naturales verá un apoyo en este formato.

Los libros de texto pueden servir de apoyo para estructurar lo que se ha visto en el aula. Sin embargo, lejos de fomentar la indagación o experimentación por parte de los alumnos, suelen ofrecer las soluciones a los problemas planteados. Es decir, suelen ser textos donde se explica cada uno de los contenidos de Ciencias sin esperar que el alumno recapacite demasiado sobre ellos.  Como se decía al principio, el docente ha de impulsar en sus alumnos, el pensamiento crítico que no suelen ofrecer los libros. Ha de prepararlos para que sean aprendices ágiles y capaces de afrontar el cambio. Por esto es primordial que el profesorado llegue a un equilibrio a la hora de utilizar todas estas herramientas disponibles para el aprendizaje y sepa guiar a sus alumnos en la utilización de las mismas.

Esto nos lleva a una labor docente dura, complicada y llena de trabajo de investigación. Aunque en un principio pueda parecer una labor vacía o una pérdida de tiempo, la preparación de materiales o la búsqueda de herramientas es muchas veces la semilla que germinará dando lugar a un ambiente propicio para fomentar el aprendizaje significativo entre nuestros alumnos.

¿Estamos preparados para la educación del hiperaula y el avance tecnológico?

Mucho se habla en la actualidad de la necesidad de un “cambio” en la educación. Tanto en la forma de enseñar como en la estructura arquitectónica en la que se encuentran las aulas.

Actualmente encontramos diversas metodologías que promueven ese cambio: Flipped classroom, Aprendizaje Basado en Problemas, Aprendizaje Cooperativo, M-Learning, Aprendizaje Basado en Proyectos… surgiendo quizá una diferenciación entre lo que se pretende conseguir frente a la formación que necesitamos como docentes. ¿Están/estamos los profesores preparados para este salto? ¿Desde dónde debe surgir este primer cambio? La base de la formación del profesorado nace en la Universidad, por lo que debe ser uno de los primeros colectivos que deben ceder y dar ejemplo en tratar los contenidos mediante elementos motivadores para llegar a esas “competencias”, más allá de contenidos teóricos.

¿Cuánto de lo que se enseña es valioso para ser docente en aula, y cuánto queda en el olvido? ¿Deberíamos optar por más asignaturas didácticas y menos de teoría? Actualmente nos encontramos con una enseñanza que se creó para un aprendizaje mecánico, frente a unos estudiantes que nacen en la era digital, que avanza cada día. Paradójicamente estamos en un conflicto: por un lado, el salto positivo a un querer hacer y, por otro lado, ante una brecha digital, definida según Serrano y Martínez (2003) como:

“La separación que existe entre las personas (comunidades, estados, países…) que utilizan las Tecnologías de Información y Comunicación (TIC) como una parte rutinaria de su vida diaria y aquellas que no tienen acceso a las mismas o que, aunque las tengan, no saben cómo utilizarlas”.

Estas brechas surgen a medida que las TIC se van incorporando a la vida social, avanzando a una velocidad que no podemos manejar. Así se generan desigualdades entre los que tienen un buen manejo tecnológico y pueden incorporarlo a algún formato educativo, y los que no. Esto está limitando el uso de las TIC con todos sus beneficios.

Para ello es necesario, primero, fomentar una confianza digital. Y también reforzar la inclusión y alfabetización digital, como asignatura obligatoria, impulsando el uso de las TIC. Pues los niños de este siglo nacen “conectados”.

Al igual que ocurre con todas las nuevas metodologías, surge una cuestión: ¿somos capaces de cubrir estas dos perspectivas, la tecnológica y la pedagógica/didáctica?

Lo ideal es que la tecnología y la educación evolucionen de forma paralela y que las necesidades educativas puedan darle un impulso al progreso tecnológico además de adaptarse a él. Una de las áreas que más se acerca a estas dos vertientes es la educación a distancia, que está ganando cada día más adeptos. Es la mejor opción sobre todo para las personas que deciden estudiar una segunda carrera o continuar con su formación tras la titulación. Pues la formación a distancia les permite mayor libertad de organización sin tener que desplazarse, utilizando ese tiempo en la visualización o lectura del material.

Estamos ante una nueva era en la educación, siendo el presente un cambio para el futuro.

La UDIMA concluye su proyecto europeo EPBE

Menos de dos meses restan para que tenga lugar el encuentro internacional en el que se dará por clausurado el proyecto EPBE (European Personal Branding for Employment) que UDIMA coordina a nivel europeo desde septiembre de 2015 y cuyo objetivo ha sido el fomento del empleo entre los jóvenes mediante la adquisición de competencias digitales.

Para cumplir con este reto, la UDIMA, así como los diferentes socios que han participado en el proyecto –StePS, Centro de Estudios Prat, LPfA, la universidad italiana Guglielmo Marconi, Marak Digital Marketing, Deloitte y la Radio alemana 106,5 Rundfunkgesellschaft gGmbh -se han centrado en el uso de enfoques pedagógicos innovadores y centrados en el estudiante, reforzando la integración digital en el proceso de enseñanza-aprendizaje.

Los destinatarios del proyecto, son todos aquellos estudiantes de Educación Superior y Formación Profesional, demandantes de empleo y, en general, jóvenes de la Unión Europea, que quieran aprender a implementar su Marca Personal a través de las Redes Sociales y a dominar diferentes técnicas y herramientas para la Búsqueda de empleo 4.0. Pero también va dirigido a aquellos docentes y formadores pertenecientes a las instituciones participantes que deseen adquirir diferentes enfoques metodológicos y pedagógicos de la Educación a distancia y semipresencial, para después poder formar en búsqueda de empleo y marca personal a los alumnos.

Los principales resultados del proyecto son:

  • Un Toolkit o repositorio de información, herramientas y recursos que se ofrece en abierto para que profesores de Educación Superior y Formación Profesional, instituciones educativas en general, u otros interesados, puedan desarrollar su propio MOOC (Massive Open Online Course)
  • Un recopilatorio de recursos educativos en abierto (Open Educational Resources) generados durante el proyecto para cualquiera que desee utilizarlos y que incluye documentos, folletos, videos, podcast, artículos académicos y resultados de interés divulgativo en general.
  • Curso de formación “Methodologies in distance and blended learning” (Metodologías en enseñanza a distancia y semipresencial), destinado a los profesores de las instituciones participantes, cuyo fin es capacitarles en el uso de las TIC (Tecnologías de la Información y la Comunicación) en el aula ofreciéndoles diferentes modelos pedagógicos y metodologías, además de enseñarles cómo diseñar, desarrollar e implementar un MOOC.
  • En el caso de los estudiantes, jóvenes y demandantes de empleo, y para beneficio de los mismos, se han elaborado dos MOOCs, “Personal Branding” (Marca Personal) y “Job Hunting 4.0” (Búsqueda de empleo 4.0), disponibles gratuitamente a través de la plataforma de cursos online Udemy. El primero de ellos, “Personal Branding”, introduce el concepto de Marca Personal y ayuda al estudiante a promover exitosamente la suya propia preservando su reputación online y teniendo en cuenta todo lo referente a seguridad digital. El segundo MOOC, “Job Hunting 4.0” , busca que el alumno saque el máximo partido a Internet y las Redes Sociales en la búsqueda de empleo mediante el uso de recursos tradicionales y en línea.

Tras varios encuentros de los responsables del proyecto en diferentes ciudades europeas durante las distintas fases del mismo, será Barcelona la encargada de acoger el 1 de junio el Internacional Workshop, encuentro de inscripción gratuita donde se promoverán los citados resultados entre los socios del proyecto, los grupos-objetivo y cualquier interesado.

LG_EPBE_erasmus

European Personal Branding for Employment (EPBE) es un proyecto subvencionado por el Programa Erasmus +, concretamente en la Acción Clave 2: “Cooperación para la innovación y el intercambio de buenas prácticas”

Sara Delgado Resino

Departamento de I+D+i de UDIMA

EDPuzzle, la herramienta para adaptar vídeos al aprendizaje

EDPuzzle es una herramienta online gratuita desarrollada en España cuya utilidad es adaptar cualquier vídeo para convertirlo en provechoso material educativo. Aunque es posible trabajar con cualquier vídeo en formato digital, también existe la opción de importar contenido desde plataformas como Youtube o Vimeo.

¿Cómo sacarle provecho?

EDPuzzle permite crear videoelecciones y videocuestionarios de forma muy intuitiva: es posible añadir preguntas o comentarios al vídeo, tanto en formato audio como en texto, de manera que el alumno pueda ir deteniéndose en ellos durante la visualización. Se consigue no sólo afianzar los conocimientos, sino también asegurarse de que los alumnos comprenden el contenido. Esta opción también puede ser utilizada para incorporar subtítulos o agregar una voz en off explicativa o con una traducción. También hay una herramienta de recorte que permite ajustar la duración.

En definitiva, el profesor podrá personalizar a su gusto el material, para adaptarlo al método de aprendizaje que crea más eficaz. Para motivar más incluso a los alumnos, puede dar resultado invitarles a construir sus propios videocuestionarios e intercambiarlos con otros compañeros.

Todo el contenido es privado. El acceso será diferente para alumnos y profesores: éstos últimos tendrán una cuenta mediante la que podrán colgar los vídeos y hacer todas las modificaciones. Los estudiantes accederán a la visualización del vídeo tras recibir una invitación del autor (el profesor).

Apuesta por la innovación y activa tu aula con la ayuda de recursos como EDPuzzle. ¡Pronto tendrás resultados!

La brecha digital económica y profesor-alumno y sus posibles soluciones

La brecha digital es, según EcuRed, “la separación que existe entre las personas (Comunidades, estados, países) que utilizan las Tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC) como una parte rutinaria de su vida diaria y aquellas que no tienen acceso a las mismas y que aunque las tengan no saben cómo utilizarlas.

Fuente: EcuRed (2014). Recuperado el día 22 de abril de 2014 de http://www.ecured.cu/index.php/Brecha_digital

bd1

Fuente: DifuSord (2014). Recuperado el día 24 de abril de 2014 de: http://difusord.blogspot.com.es/2014/03/la-brecha-digital-y-las-personas-sordas.html

 En cuanto a la brecha digital, podemos hacer referencia a ocho tipos de la misma: económica, política, educativa, generacional, de género, profesor-alumno, psicológica e idiomática.

 bd2

Fuente: Cabero, J. (2013): El desarrollo de la sociedad del conocimiento. Sociedad del conocimiento y tecnologías de la información y la comunicación (TIC). Madrid: Udima.

Realizaré aquí un breve repaso de dos tipos de brechas digitales que existen en la actualidad y algunas de sus posibles soluciones que considero necesarias para minimizarlas en la medida de lo posible. Todo ello, como he señalado, teniendo presente las otras seis (véase, por ejemplo, el siguiente vídeo).

Fuente: Youtube (2014). Recuperado el día 23 de abril de 2014 de https://www.youtube.com/watch?v=zDMg6s7W00g

En primer lugar, la brecha digital económica es, en mi opinión, uno de los tipos de brecha digital que más dificulta la desaparición de la misma. Este tipo de brecha no se refiere al hecho de que las personas no sepan hacer uso de las TIC o de Internet de forma eficaz, sino que en muchas ocasiones (más aún en momentos de crisis económica a nivel tanto global como estatal como la que estamos atravesando) las mismas no disponen de medios a través de los cuales pagar para tener un ordenador propio o costear las cuotas mensuales que suponen tener conexión en el propio domicilio, entre otros casos.

Una de las posibles soluciones que le encuentro a este tipo de brecha es que las operadoras de telefonía adecúen los servicios que ofrecen a las necesidades de los individuos. Es decir, en la actualidad para contratar Internet en un domicilio se precisa de línea telefónica fija, así como ésta está ligada a los bonos de llamadas gratuitas a líneas fijas de todo el territorio nacional; sin embargo, por todos es sabido que en la actualidad cada vez con menor frecuencia se hace uso de la línea fija en comparación con la línea móvil (telefonía móvil). Por lo tanto, lo que deberían contemplar las operadoras (actuales o futuras) son tarifas que abaraten el coste del servicio suprimiendo dichos bonos de llamadas.

Asimismo, debemos partir del hecho de que las operadoras más asequibles económicamente no pueden ofrecer sus servicios a todo el territorio nacional, debido a que la cobertura de la cual disponen es de tipo indirecto (dependen de la red y de la centralita de la actual Movistar). Realizar un cableado nuevo por todo el territorio nacional supondría una inversión por la cual deberían cobrar más a los clientes y eso empeoraría la actual situación de brecha digital económica.

Todo ello sin olvidar que España es uno de los países europeos con las cuotas mensuales más caras en cuanto a telefonía (fija y móvil) e Internet se refiere. Otra de las soluciones posibles sería la apertura de espacios TIC “sin horarios de oficina”. Con ello me refiero a que los organismos municipales y de las Comunidades Autónomas, principalmente, permiten en espacios determinados hacer uso de las TIC a cualquier persona, pero los horarios no siempre cumplen con las expectativas de los usuarios (por ejemplo, un determinado ayuntamiento con horario de atención al público de 9 a 14 horas no va a permitir el uso de las TIC en distintas horas o momentos a lo estipulado).

En cuanto a la brecha digital profesor-alumno haré referencia fundamentalmente a tres casos posibles, que son:

  1. que el alumno sepa manejar mejor las TIC que el profesor, para lo cual es necesaria, imprescindible y urgente la formación del profesorado en este ámbito;
  2. que el profesor maneje mejor las TIC que el alumno, para lo cual el profesor debe encargarse de formar al alumno en horas lectivas (suponiendo que el centro tenga acceso a las TIC);
  3. que ninguno de los dos tenga conocimientos necesarios para desenvolverse eficazmente en el uso de las TIC, aunque el centro disponga de recursos (por falta de conocimiento no se utilizan adecuada ni productivamente). Para ello, sería necesario, en primer lugar, la implantación de un buen proyecto de centro relacionado con este ámbito y, posteriormente, la formación adecuada del profesorado.

Además, podría ocurrir que el alumno, fuera del centro escolar, no tuviera acceso a las TIC. En ese caso podríamos aplicar la última solución del punto anterior: apertura de la sala de informática del centro educativo o biblioteca en horario extraescolar para acercar a las familias y al alumnado al uso de las TIC (formando incluso a las familias en ese horario).

Una de las posibles soluciones que le encuentro a este tipo de brecha es la modernización de las instituciones docentes con la finalidad de evitar la brecha digital educativa. En mi opinión, debe partir de un buen proyecto a realizar por parte del centro educativo en cuanto a la inclusión de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación. De esta manera las TIC se proyectarían como una herramienta más en el ámbito educativo cuya necesidad parte de adaptar objetivos, contenidos, metodología y demás elementos presentes en el proceso de enseñanza-aprendizaje.

Los objetivos mínimos para un buen proyecto en este sentido no solo parten de la necesidad de dotar de infraestructuras a un centro y de ofrecer la disponibilidad a su comunidad educativa para conectarse, sino que, además, debe haber un conocimiento mínimo de las herramientas básicas y de la capacidad para que la información sea accesible en la red y así se pueda dar lugar al conocimiento.

Concluyendo, es imprescindible la formación de los distintos profesionales de la educación en las TIC (hecho al que hice referencia en la anterior cuestión), ya que son ellos los que diariamente interactúan con los alumnos y los que tienen en su mano desarrollar habilidades en los discentes para el uso y manejo de las TIC.  Creo que no importa que un alumno tenga más destreza en el manejo de las TIC que el profesor, lo realmente importante es que el profesor sepa qué hacer con las TIC y sea capaz de mejorar el aprendizaje con actividades y diseños nuevos.