Aportación realizada por Sergio Damián Martín Batista, alumno del Máster en Educación y Nuevas Tecnologías, en la asignatura de Blogs.

¿Cuántas veces se ha escuchado aquello de “Si permitimos los portátiles o los teléfonos móviles, los alumnos no atienden ni aprenden”? ¿Y cuántas otras se han conocido profesores que leen Power Points o que dictan en clases magistrales? Más que nunca, la educación necesita una renovación, centrada en la transformación digital en el mundo educativo, existe una enorme brecha entre lo que se enseña en las aulas y entre el mundo laboral que viene después.

Algunos de los principales beneficios de vincular la tecnología con la educación son:

  1. A.    El Internet: un acceso libre al mundo de la información.
  2. B.     Nuevos modelos educativos: Los docentes actualmente son más utilizados como guías en el autoaprendizaje del alumno.
  3. C.     Auto-conocimiento por parte del alumno, y, por tanto, una mayor autonomía.
  4. D.    Diversidad cultural al alcance de todos.

Cuando se utiliza el argumento de que la tecnología distrae, se cae en el error de confundir el medio con el fin. La tecnología no distrae por sí misma, sino que es un medio tanto para el entretenimiento como para, en este caso, el aprendizaje. Si negamos herramientas como un ordenador o una tablet solo porque el niño puede jugar a Angry Birds, somos unos necios. Esto sucede porque muchos de los profesores no saben usar la tecnología y, por tanto, desconocen las posibilidades que tiene un iPad, por ejemplo. También es causa la pereza pedagógica, es decir, utilizar el mismo método de enseñanza (incluso el mismo temario) dando por hecho que los alumnos de hoy tienen la misma mentalidad y necesidades que los de hace cinco o diez años.

En un informe sobre la cultura participativa y la educación del siglo XXI, Henry Jenkins afirma que los estudiantes pueden acceder al saber de múltiples formas gracias a la tecnología: juego, prueba/error a través de la simulación, cognición distribuida (conseguir conocimiento y compartirlo instantáneamente con otros), juicio (comparando diversas fuentes de información), navegación hipertextual (siguiendo links a diferentes fuentes y medios), etc. ¿Puede igualar eso un libro de texto?

Se puede saber más consultando el siguiente enlace de RTVE con el título: «Es el momento de aprovechar la tecnología para transformar la educación»

http://www.rtve.es/noticias/20120419/momento-aprovechar-tecnologia-para-transformar-educacion/517248.shtml 

Vanessa Fernández

Profesora de Estadística y Probabilidad en los Grados en Ingeniería de Organización Industrial, Informática y en Tecnologías y Servicios de Telecomunicación. Profesora de Blogs en el Máster Universitario en Educación y Nuevas Tecnologías.

Ver perfil