Archivos de Autor: Hogarsense

Limpiar los paneles solares

Por qué limpiar los paneles solares

Instalar un sistema de paneles fotovoltaicos tiene tres objetivos principales para la gran mayoría de las personas. Muchos queremos salir de la dependencia total de las grandes empresas energéticas, otras muchas personas estamos preocupadas por el futuro de nuestro planeta y el nuestro mismo. Hay otro gran grupo de personas que nos unimos al autoconsumo para hacer una inversión a medio plazo.

Sin embargo, para que la inversión sea buena y la amortización de los colectores fotovoltaicos se realice en el tiempo estimado, debemos asegurarnos de que trabaje en las condiciones adecuadas. Es por ello que un mantenimiento periódico y la correcta limpieza de las placas es fundamental.

Limpiar las placas solares no parece algo necesario y muchas personas no le den importancia. Sin embargo, si queremos aprovechar realmente nuestra inversión, es una tarea de vital relevancia. Limpiar los paneles fotovoltaicos ayuda a mantener la eficiencia de estos.

¿Cómo afecta la suciedad a las placas solares?

Lógicamente, cuando las placas están sucias, su eficiencia disminuirá, es algo que lo sabemos todos, aún sin tener ningún conocimiento de fotovoltaica. Al igual que sucede, por ejemplo, con el aspirador que usamos en nuestra casa, pierde poder de aspiración si no cambiamos la bolsa periódicamente. Por el mismo motivo, es importante proceder a limpiar los paneles fotovoltaicos con cierta frecuencia.

Pero, ¿en qué grado afecta la suciedad al rendimiento de las placas solares? Tener clara la respuesta a esta pregunta nos hará ver la importancia de limpiar los colectores solares con la frecuencia adecuada.

Los expertos en fotovoltaica han catalogado la suciedad que se deposita sobre los paneles solares en tres tipos. La experiencia de muchos años realizando pruebas de rendimiento de las placas solares ya instaladas, ha dado como resultado las cifras de eficiencia que avalan la necesidad de limpiar los colectores solares de forma periódica.

1. Suciedad grave

Cuando hablamos de suciedad grave nos referimos a la acumulación de diferentes tipos de suciedad, debida a la falta de limpieza durante largo tiempo, por ejemplo, un año. Es decir, se acumula una capa de polvo, mezclada con arena que el viento deposita y deposiciones de pájaros, además de hojas de árboles.

Esto hace que las celdas fotovoltaicas apenas reciban la luz del sol, o en su caso, muy mermada. En estos casos podemos sufrir una merma del rendimiento del 35% al 50% sobre el óptimo del panel solar fotovoltaico. Esto puede suponer doblar el tiempo de amortización previsto.

2. Excrementos de pájaros

En cuanto a las manchas, bien sean de excrementos de pájaros o de otro tipo similar, hojas de árboles que se han quedado pegadas, producen una bajada del rendimiento también considerable. En este caso, las pérdidas de eficiencia se cifran entre un 25% y un 40% sobre el nominal de los colectores fotovoltaicos.

Esta variación en el rendimiento se ve afectada por el tipo de panel o la tecnología sobre la que se ha fabricado. Por ejemplo, los de doble celda pueden verse menos afectados si las manchas se centran en una de las partes.

3. Polvo, suciedad normal

El polvo de la polución y la arenilla que arrastra el viento, se va acumulando poco a poco sobre la superficie de los paneles solares. Este va reduciendo la eficiencia de las placas fotovoltaicas. Así, la disminución de la producción eléctrica puede variar, oscilando entre un 4% y un 7%. Por eso, limpiar los paneles fotovoltaicos ayuda a mantener la eficiencia de estos.

polvo paneles fotovoltaicos

Métodos de limpieza de los paneles fotovoltaicos

La limpieza de los paneles solares es fácil en sí, ya que no se necesitan grandes conocimientos ni reviste complejidades técnicas. El único problema o dificultad que pueden revestir es su ubicación. Cuando las placas solares están instaladas en una terraza transitable o sobre el suelo, donde podemos acceder con facilidad, no hay problema.

Sin embargo, cuando las placas se instalaron sobre un tejado a cierta altura, y la inclinación del tejado hace difícil estar sobre él, la dificultad aumenta. En estos casos, es recomendable acudir a empresas especializadas en hacer este tipo de trabajos. Por lo general son empresas de trabajos verticales, ya que disponen de elementos de seguridad para los trabajadores, como arneses que se anclan a las líneas de vida de los tejados. Además, los profesionales saben que no deben pisar los paneles solares.

Limpieza de placas solares de forma manual

Para hacer una limpieza de placas solares de forma manual necesitamos cinco sencillos utensilios o materiales:

  • Un cubo con agua tibia
  • Una gota de jabón neutro, pero sin que se produzca espuma, puesto que la espuma se puede convertir en suciedad si no la retiramos por completo y de forma correcta
  • Un trapo suave de fibras, que no pueda rallar el cristal del panel solar
  • Nos podemos ayudar de una pértiga para llegar a todas las esquinas de los colectores
  • Una pequeña escalera de mano

Desde Hogarsense aconsejan que esta limpieza se realice 4 veces al año. Tres de ellas las podemos hacer nosotros mismos, y una cuarta que la ejecute una empresa especializada en fotovoltaica, cuando proceda al mantenimiento de las placas solares.

Limpieza de placas solares con robot

La limpieza de placas solares con robot es una alternativa que evita los riesgos de algunas tareas para las personas, es decir, caídas y accidentes. Bien, podemos adquirir un robot para nuestras instalaciones fotovoltaicas, si estas son relativamente grandes. O bien podemos acudir a una empresa fotovoltaica que haga tareas de mantenimiento que disponga de este servicio.

El uso de un robot limpiador asegura una limpieza de gran calidad y mucho más rápida. Los expertos dicen que la limpieza con robots es hasta 16 veces más rápida que de forma manual. Además, algunos de estos robots están diseñados y preparados para trabajar en seco, de modo que no se necesita una instalación con agua para la limpieza.

robot limpia colectores fotovoltaicos

Limpieza de placas solares con dron

El empleo de drones se está generalizando para multitud de tareas, de hecho, ya no existe casi ningún oficio al exterior que no aproveche esta nueva herramienta. De momento son pocas las empresas de fotovoltaica que los usan para tareas de control y mantenimiento. Sin embargo, poco a poco, muchas empresas adquirirán drones para ejecutar tareas de mantenimiento y limpieza.

Limpieza de placas solares con gran herramienta

En el caso de huertas solares, donde la cantidad de paneles puede ser fácilmente de miles, se hace necesario acudir a grandes herramientas para agilizar el proceso de limpieza. En estos casos podemos ver soluciones adaptadas a pequeños camiones, tractores o incluso en helicóptero.

limpieza-paneles-solares-con-tractor
Bomba de calor alternativa para el verano

La bomba de calor para el verano

Aunque por el nombre nos podamos sorprender, las bombas de calor tienen la capacidad de aportarnos calefacción y refrigeración, es por ello que son una alternativa para el verano. Debemos tener en cuenta que una de las primeras aplicaciones de esta tecnología fueron las neveras y las fábricas de hielo. Con el tiempo algunas personas pensaron que, igual que se enfriaba el interior de una caja, se podía enfriar toda una habitación.

Así es como se desarrollaron los primeros aires acondicionados basados en la bomba de calor. Sin embargo, solo funcionaba en modo frío, es decir, estaba diseñado para extraer el calor de un recinto. Y de nuevo volvió a aparecer el ingenio para desarrollar la válvula de cuatro vías y conseguir invertir el ciclo del gas refrigerante.

Con la válvula de cuatro vías se podía hacer cambiar el sentido de circulación del gas y que en vez de enfriar una habitación que la calentará. Es entonces y únicamente entonces cuando nace la bomba de calor como tal. Hasta entonces solamente eran aparatos de aire acondicionado o motores de neveras o fábricas de hielo.

¿Cómo utilizar la bomba de calor en verano?

Si nos referimos a una bomba de calor, podemos estar pensando en dos tipos de equipos diferentes, aunque basados en la misma tecnología. Por un lado, tenemos los tradicionales aires acondicionados, ya que actualmente prácticamente todos estos equipos disponen de su función para invierno, y por ello se les llama bombas de calor.

En el otro lado, tenemos los equipos de aerotermia, geotermia o las bombas de calor hidrónicas. Estos equipos se basan en el mismo principio de funcionamiento que un aire acondicionado. Sin embargo, en vez de enfriar el aire de una habitación, enfrían el agua de un depósito.

Transferencia de energíaDenominaciónEquipos
Aire → AireAire acondicionadoSplits pared, suelo, de conductos, etc.
Agua → AireHidrotermia para aireSplits pared, suelo, de conductos, etc.
Tierra → AireGeotermia para aireSplits pared, suelo, de conductos, etc.
Aire → AguaBomba de calor de aerotermiaRadiadores, fancoils, suelo radiante, techo radiante
Agua → AguaBomba de calor hidrónicaRadiadores, fancoils, suelo radiante, techo radiante
Tierra → AguaBomba de calor de geotermiaRadiadores, fancoils, suelo radiante, techo radiante

Aire acondicionado

El aire acondicionado es el primer equipo en el que pensamos cuando necesitamos climatizar en verano. Aunque no debemos olvidar que pertenece a la familia de la aerotermia. Sin embargo, funcionan de forma algo diferente, ya que la propia bomba de calor es la encargada de enfriar el aire de nuestras casas en verano. Algo que es diferente en los otros sistemas que trabajan sobre el agua, que veremos a continuación.

Bomba de calor, la alternativa para el verano

Aerotermia para climatización

Los diferentes tipos de bomba de calor que trabajan sobre el agua funcionan de manera distinta al aire acondicionado. Para utilizar estos equipos necesitamos de una instalación adicional, ya que la bomba de calor solo llega a la mitad de todo el conjunto climatizador.

Mientras que un aire acondicionado disipa la energía calorífica o frigorífica directamente sobre el aire interior de nuestra casa, en el caso de bombas de calor aire-agua, agua-agua o tierra-agua hay un paso adicional. En estos casos, se aporta la energía calorífica al agua que tenemos en un depósito o en el circuito de refrigeración.

Por ello, necesitamos de unos elementos difusores del calor o refrigeración que se unirán a la bomba de calor mediante tuberías de agua. Así, podemos realizar una instalación de radiadores de baja temperatura, de fancoils o un suelo o techo radiante refrescante.

aerotermia para refrigeración

¿Qué ventajas tiene la climatización por agua?

Si comparamos los dos tipos de instalaciones, un aire acondicionado y un sistema con bomba de calor para agua, vemos que con una bomba de calor de aerotermia la instalación es mayor y, por lo tanto, más cara. Entonces, ¿por qué se utiliza? ¿Qué nos aporta que no hace un aire acondicionado?

Son preguntas lógicas que todos nos hemos hecho alguna vez y encontramos dos razones por las que las bombas de calor tienen cada vez mayor aceptación. Por un lado, la posibilidad de calentar agua que necesitamos diariamente para lavar, ducharnos, etc. Por otra parte, la bomba de calor combinada con un suelo o techo radiante aporta un mayor confort que el aire acondicionado.

La difusión de la temperatura con un techo o suelo radiante refrescante se realiza de manera más homogénea que con un split o un fancoil. Puesto que estos últimos generan corrientes de aire para refrescar el aire al pasar por su intercambiador o evaporador. En cambio, un suelo o techo radiante está instalado por toda la superficie de la vivienda y, además, difunde la temperatura por radiación, no por convección.

Cuando se difunde el calor o el frío por convección, es fácil que se creen bolsas de aire con diferente temperatura, disminuyendo la sensación de confort. Por ejemplo, notaremos los pies fríos pero la cabeza más caliente.

¿Es eficiente la bomba de calor?

El consumo energético en nuestras viviendas se divide en diferentes servicios, como la iluminación, la cocina, el agua caliente sanitaria y la climatización. De todos ellos, es la climatización el que más recursos demanda, llegando a consumir cerca del 70 % de la factura energética de la vivienda. Es por ello que cualquier ahorro de energía en este sentido supone una gran rebaja en la factura de la luz.

eficiencia-bomba-de-calor-hogarsense

En este sentido, la bomba de calor es nuestro gran aliado, ya que es capaz de generar entre 4 y 6 veces más energía térmica en nuestra vivienda que la electricidad que consume. Es decir, por cada 1 kW de electricidad que necesita, es capaz de generar entre 4 y 6 kW de calor o frío. Es decir, son capaces de aprovechar hasta un 75 % de la energía del ambiente, por lo que ayudan a reducir la factura de la luz sensiblemente.

A esto podemos sumar la aportación de una instalación de paneles fotovoltaicos, ya que nos suministrarán la electricidad que necesita la bomba de calor. De este modo conseguimos un sistema muy eficiente y totalmente ecológico. Puesto que la poca electricidad que necesita es aportada por el sol.

La variación de rendimiento entre un 4 y un 6 de las bombas de calor depende del tipo de bomba de calor y del modo de trabajo. Puesto que nos todos los tipos de bomba de calor son igual de eficientes. Así, las bombas de calor que mejor rendimiento ofrecen son las de geotermia, seguidas por las hidrotérmicas y por último las de aerotermia. Y por el modo de funcionamiento, puesto que cuando trabajan en modo invierno son más eficientes que en modo verano.

pisar-paneles-fotovoltaicos

¿Por qué no pisar los paneles fotovoltaicos?

Cuando buscamos en internet información sobre placas solares es fácil encontrar fotos de personas pisando los paneles fotovoltaicos. Personas que fingen instalarlos, revisarlos o limpiarlos, sin embargo, no son auténticos profesionales de la fotovoltaica. Desgraciadamente, solo son modelos que posan para unas fotos y que los múltiples blogs que hay en el mundo digital las compren y usen en sus Post. Pero ¿qué les pasa a los paneles fotovoltaicos al pisarlos?

Los paneles fotovoltaicos se construyen con ciertas protecciones; con un cristal templado y una carcasa de aluminio. Sin embargo, por eso mismo se protegen, para que no se dañen con lo más mínimo. Eso no quiere decir que sea totalmente robustos y pueda hacerse con ellos lo que se quiera. Ya que cualquier daño, por mínimo que sea, puede afectar a su funcionamiento.

Caminar sobre las placas fotovoltaicas puede causar microfisuras que, aunque no son perceptibles a nuestros ojos, son fuente de muchos problemas. La celda solar o componente básico de una placa fotovoltaica que se ha visto afectada por una microfisura ya no puede producir electricidad y puede afectar a todo aparte del panel. Por ello, se está reduciendo el rendimiento general de toda la instalación.

Otro problema que causan las microrroturas son la aparición de puntos calientes. Estos pueden provocar, a su vez, la rotura del vidrio e incendios localizados. En cualquier caso, se está afectando la producción de electricidad y la integridad de toda la instalación. Sin embargo, no solo eso, sino que también se reduce sensiblemente la vida útil de la placa solar afectada por la pisada. Pero, veamos todos estos problemas, uno por uno.

Problemas de pisar los paneles

Puntos calientes

Los puntos calientes o hot spots son áreas de alta temperatura que afectan a una pequeña parte del panel fotovoltaico. No obstante, debemos recordar que el rendimiento de un panel solar va disminuyendo en función del aumento de la temperatura de este. Es por eso que estos puntos calientes afectar negativamente a la producción de electricidad, reduciendo su eficiencia. Además, los puntos calientes aceleran la degradación de las partes del colector solar en el área afectada.

Por otro lado, los puntos calientes no suelen mantenerse como se han producido. Es decir, es muy normal que vayan aumentando sus perjuicios, afectando a zonas adyacentes y con ello agrandando el problema. De forma que, con el tiempo, todo el panel puede verse afectado y ser totalmente inútil para la producción de electricidad.

puntos-calientes-paneles-fotovoltaicos

– Disminución del rendimiento

Las microrroturas o microfisuras provocan una disminución del rendimiento de la placa solar afectada. Por lo general suele ser de entre un 2 y un 3 % del rendimiento total del panel fotovoltaico. Sin embargo, debemos tener en cuenta que, cuando una persona pisa un panel solar, no solo lo hace una vez. Por lo general son personas no profesionales de la fotovoltaica y se dedican a pasear encima de los colectores. Es por ello que muchos paneles fotovoltaicos estarán afectados por las microrroturas y por ello, el rendimiento total de la instalación completa será muy inferior.

– Menor vida útil

Las placas solares están diseñadas y fabricadas para que duren entre 25 y 30 años. Sin embargo, al ser pisadas pueden producirse las microrroturas y con ellas otros problemas que puede reducir la vida útil de los paneles a unos 10 años. Considerando que muchas instalaciones se amortizan a los 7, 8 o incluso 9 años, estamos perjudicando a nuestro cliente. Ya que no tendrá verdaderos beneficios con su instalación fotovoltaica.

¿Qué hacer para evitar estos problemas en los paneles solares?

El diseño de la instalación es fundamental para evitar que por necesidad se pisen los paneles solares. Por ello siempre se deben dejar pasillos técnicos por los que las personas de mantenimiento o limpieza, o simplemente los fotógrafos con sus modelos, puedan desplazarse y desempeñar su trabajo.

Algunos clientes se quejarán porque se desperdicia parte del tejado y con ello no van a ganar lo que esperaban. Sin embargo, debemos explicarles que es mejor ajustar la instalación para que cumpla su función lo mejor posible durante más años, que arriesgarlo todo por querer tener mayor producción eléctrica.

Otro factor importante para evitar las microrroturas depende de la estructura fotovoltaica. Aunque no parezca relevante, las estructuras de soporte para los paneles fotovoltaicos no son solo instrumentos para evitar que se vuelen con el primer temporal de viento. Un papel importante de las estructuras es sujetar de forma adecuada los colectores fotovoltaicos, y que estos no soporten fuerzas de tracción o torsión. Todas las cargas que actúan sobre las placas solares deben trasladarse a la estructura y que esta sea la que soporte todos los esfuerzos mecánicos.

Aunque lo más valioso para evitar que nuestras placas solares se deterioren por una mala instalación, manipulación o mantenimiento, es contratar a verdaderos expertos en fotovoltaica. Aunque hay muchas empresas que están aprovechando la situación actual de altos precios en la electricidad para montar placas solares, muchos de ellos no son expertos. No se han formado ni tienen los conocimientos adecuados para ejecutar este trabajo. Por ello, debemos buscar a instaladores realmente expertos en el campo de la fotovoltaica para tener una instalación en condiciones óptimas.

caldera-de-condensacion

Caldera de condensación, eficiencia para nuestra calefacción

La caldera de condensación es, en la actualidad, el equipo de combustión para calefacción más eficiente del mercado. Son aparatos que disminuyen la emisión de gases de efecto invernadero a la atmósfera, al mismo tiempo que aumentan la eficiencia, confort y la seguridad en nuestra vivienda.

De momento las calderas de condensación son el último escalón en la familia de las calderas de gas. Se las ha dotado con las innovaciones mínimas para aprovechar mejor la energía calorífica que se genera en la combustión. Sus mejoras consisten en aprovechar el calor que tienen los humos de la combustión, al enfriar el vapor de agua que contiene este.

Esto es gracias a que aprovecha la temperatura del humo que puede alcanzar incluso los 150 ºC. En las calderas atmosféricas y estancas normales los humos se expulsaban directamente, desperdiciando su calor latente. Al instalar una caldera de condensación se aprovecha de tres formas adicionales el calor de la combustión:

Los gases de la combustión ceden su calor

Los gases de la combustión pasan por un intercambiador inicial. Allí ceden parte de su calor al agua de retorno de la calefacción. En este proceso se consigue que el agua se caliente un poco y, por lo tanto, no se necesita tanto calor en la combustión para terminar de calentarla a la temperatura que le marcamos en el termostato. Esto representa un ahorro en el consumo de gas. Al mismo tiempo, los humos se enfrían, condensando parte de la humedad y arrastrando algunos contaminantes que lleva reduciendo su emisión a la atmósfera.

Calentar el aire de entrada

Después, el humo aún tiene capacidad de ceder calor. Por eso se expulsa al exterior por una salida de humos de tubo concéntrico. Así, el aire necesario para la combustión se calienta un poco y, al mismo tiempo, se enfrían aún más los gases de la combustión. Con este proceso se consigue que la humedad restante en estos gases se condense, reduciendo la contaminación que se expulsan al ambiente.

caldera-de-condensacion-funcionamiento

Aire caliente para una mejor combustión

El aire que se usa para la combustión ha adquirido mayor temperatura, ayudando a que la combustión del gas natural o propano sea mejor. De esta manera se ayuda a reducir el consumo del gas combustible, mejorando el rendimiento de la caldera aún más, con lo que conseguimos un ahorro económico.

Beneficios de la caldera de condensación

Las calderas de condensación mejoran sensiblemente el rendimiento energético de los modelos anteriores, además de otras mejoras. Por ello es interesante conocer qué ventajas nos aporta una caldera de condensación:

1. Facilidad de instalación. Las calderas de condensación disponen de una plantilla de sujeción para facilitar la instalación. Esta plantilla es una simple lámina de aluminio o acero que se atornilla a la pared fácilmente. Además, dispone de unas pestañas que sobresalen y encajan con unos ganchos en la parte posterior de la caldera. Lo que facilita colgar la caldera sobre la plantilla previamente fijada.

2. Alta eficiencia energética. Las calderas de condensación son las más eficientes debido al aprovechamiento de la energía térmica contenida en los humos de escape de la combustión. Comparando una caldera de gas estanca y una caldera de condensación, la diferencia de rendimiento puede llegar casi al 20%. Aunque por desgracia, comparándolas con las bombas de calor, los rendimientos son menores.

3. Ahorro en la factura de gas. La caldera de condensación tiene la posibilidad de modular la llama en el quemador. Esto hace que se regule la cantidad de gas que consume. Gracias a ello, las calderas de condensación pueden ahorrar entre el 25 y el 30 % del consumo de gas, con respecto a una caldera tradicional. Así, conseguimos un ahorro respecto a una caldera estanca normal y en apenas 3 años amortizamos la diferencia de precio de un modelo a otro.

caldera-condensacion-consumo

4. Calderas de gas más silenciosas. Para realizar la combustión se construye una cámara estanca, lo que hace que se oiga menos el propio proceso de la quema del gas. Además, se suele revestir de un aislante, térmico y acústico, lo que ayuda a reducir los ruidos que se provocan.

5. Reducción de emisiones contaminantes. Al producirse la condensación de la humedad que contienen los humos de la combustión, parte de los residuos son arrastrados. De ese modo, la carbonilla, con el azufre de los gases y otros contaminantes, se van por el desagüe de condensados y no salen a la atmósfera. Gracias a esto, las calderas de condensación son capaces de reducir hasta en un 70% las emisiones de dióxido de carbono (CO2) y de óxido de nitrógeno (NOx).

6. Plan Renove de calderas. En la mayoría de las Comunidades Autónomas aparecen anualmente ayudas encuadradas los planes estratégicos para la mejora energética de nuestros edificios. En ellos se pretende facilitar el cambio de equipos de calefacción antiguos, que contaminan mucho por nuevas tecnologías que sean más eficientes y ecológicas.

¿Cuánto se ahorra con una caldera de condensación?

La mayoría de calderas de condensación son capaces de recuperar 540 kcal de energía por cada litro de agua de condensado que se produce. Esto significa que, por cada litro de agua que se condensa de la humedad que contiene el humo, la caldera de condensación aumenta su eficiencia en 540 kilocalorías. Esta energía es aprovechada por la propia caldera de gas para calentar el circuito de calefacción y no se pierde.

Vemos el ahorro que se consigue con un sencillo cálculo realizado para una vivienda tipo de unos 80 metros cuadrados:

Condensados de agua de los humos → 1,5 litros por hora
Energía recuperada: 1,5 litros de agua/hora * 540 kcal = 810 kcal/h
La calefacción necesita 8.000 kcal/h y recuperamos 810 kcal/h → 10,12 % de energía ahorrada

Caldera estanca vs. caldera de condensación

Es evidente que las calderas de condensación son mucho mejores que las calderas estancas. La única pega que se les puede poner es, que el precio de la caldera es ligeramente superior. No obstante, es algo que apenas tiene importancia, ya que en apenas 3 años se recupera la diferencia de precio con el ahorro en la factura de gas.

✓ Funcionamiento: Las calderas de condensación, son un tipo de calderas estancas. Sin embargo, la gran diferencia entre ambos tipos de calderas de gas es que la caldera de condensación aprovecha la energía térmica de los humos de combustión, para transferirla al agua de calefacción.

✓ Consumo: El consumo de una caldera de condensación es claramente inferior a una estanca normal. Ya que se consiguen ahorros entre el 25 y el 30% del gas, respecto a una caldera estanca.

Rendimiento: Aunque en muchos sitios vemos que las calderas de condensación tienen rendimientos superiores al 100%, esto no es un dato real, si no lo acompañamos de la coletilla: “comparada con una caldera atmosférica o estanca” o “con respecto al PCI”.

caldera-condensacion-hogarsense
paneles-fotovoltaicos-invierno

¿Funcionan los paneles solares en invierno?

Muchas personas son reacias a instalar paneles fotovoltaicos en sus viviendas porque creen que apenas funcionan en invierno. No obstante, los expertos en fotovoltaica tienen claro que cada día es más rentable una instalación de paneles solares, incluso en invierno. Además, una característica importante de las placas solares fotovoltaicas es que les gusta mucho la luz, pero no las altas temperaturas. Por esta razón son igual de eficientes mientras incida la luz del sol sobre ellas.

El único inconveniente que tenemos durante el invierno en el hemisferio norte, y por ende en nuestro país, es que hay menos horas de sol. Es por ello que los paneles solares generan menos energía eléctrica. Este el motivo por el que muchas personas, quizás influenciadas erróneamente, tienen dudas a instalar placas solares, alegando que en invierno no funcionan. No obstante, las placas solares funcionan en invierno sin ningún problema.

Eficiencia de los paneles fotovoltaicos en invierno

La eficiencia de las placas solares en durante todo el año es similar. No obstante, no podemos comparar una instalación fotovoltaica de un mes a otro por la electricidad que han producido. Ya que la generación eléctrica depende de la cantidad de horas de luz disponibles, y la irradiación solar. Es decir, si consideramos solo la cantidad de electricidad que son capaces de producir, evidentemente en invierno nuestras placas solares generan menos energía eléctrica.

Es por ello que debemos relacionar la electricidad producida cada día con las horas de sol disponibles y las que han aprovechado los paneles fotovoltaicos. La diferente irradiación solar y la inclinación del sol sobre el horizonte es algo que un buen instalador de fotovoltaica conoce. Aspecto que se observa cuando realizan los cálculos del sistema e intentan homogeneizar la producción de electricidad durante todo el año.

placas-solares-invierno

De nada nos sirve tener una instalación de autoconsumo fotovoltaico que genere mucha electricidad en verano y apenas en invierno. Por ello, el rendimiento de los paneles solares en invierno podemos considerarlo similar a otras estaciones del año. Los técnicos tienen claro que en invierno disminuye el “combustible” que usan las placas, es decir, las horas de sol. Sin embargo, las bajas temperaturas ayudan con su eficiencia.

Eficiencia de los paneles solares

La eficiencia o rendimiento de las placas solares no disminuye en invierno, al contrario. Ya que las placas solares pierden rendimiento con las altas temperaturas. Es el motivo por el que, en invierno, al bajar las temperaturas, se provoca que los paneles no se recalienten, y mantengan su eficiencia. Cosa que no sucede en verano, que si baja un poco su rendimiento por hora de exposición. No obstante, tanto la cantidad de horas disponibles, como la incidencia del sol afectan al total de energía que se puede generar.

¿Afectan las nubes a los paneles solares?

La nubosidad disminuye rendimiento de los paneles solares hasta el 20% de su capacidad normal. Pero esto sucede tanto en invierno como en verano. Siempre que las nubes provoquen sombras en los paneles fotovoltaicos, la producción de electricidad se reduce significativamente. Entonces únicamente la luz difusa aporta energía para generar electricidad, pero obviamente es inferior, y por ello el rendimiento o eficiencia de los paneles solares disminuye.

¿Es importante el mantenimiento de la instalación en invierno?

No solo en invierno, sino durante todo el año es vital el mantenimiento. Sobre todo, la limpieza de las placas solares, de forma que no haya impedimentos para que reciban directamente la luz del sol. Ya que cualquier obstáculo entre el sol y las placas fotovoltaicas perjudica la generación de electricidad. Las hojas de los árboles, nieve u otra suciedad que se deposite sobre las placas llegan a reducir el rendimiento hasta un 15% en la producción de las placas solares.

¿Es interesante invertir en paneles solares durante invierno?

La cuestión no es si interesante en invierno o en verano, ya que no instalamos las placas solares únicamente para una temporada. Por supuesto que son rentables las placas solares y más, teniendo en cuenta la escalada de precios de la electricidad. Sencillamente, porque cuando solicitamos un estudio y presupuesto para instalar un sistema fotovoltaico en nuestra casa es para 25 años o más. Por ello el instalador nos hará cálculos para conocer su rendimiento a largo plazo, no solo para una temporada.

Las placas solares para autoconsumo las tendremos en nuestro tejado entre 25 o 30 años. Lo que debemos tener en cuenta es que en todo ese tiempo nos genere más energía que el coste de su instalación. Y que su amortización se realice entre 78 y 10 años a lo sumo.

¿Afecta la nieve a los paneles solares?

La nieve es un obstáculo más que puede haber entre el sol y nuestros paneles solares, igual que las hojas caídas de los árboles, o sombras. Por ello, si las pacas fotovoltaicas están tapadas por nieve es normal que generen menos electricidad o incluso nada. Por esta razón, es importante efectuar una limpieza regular de las placas y mantenerlas libres de nieve o cualquier suciedad.

En estas zonas, se deben ejecutar las instalaciones fotovoltaicas con una pendiente adecuada. Esta ayuda a que las placas tengan la inclinación adecuada que ayuda a la caída de la nieve con mayor facilidad. Así la superficie de los paneles solares en invierno queda libre para recibir los rayos del sol. Sin embargo, siempre tendremos que facilitar el trabajo mediante un barrido de las placas con un cepillo, para eliminar la nieve.

limpiar-paneles-solares

Ventajas de los paneles solares durante el invierno

Una instalación de placas solares fotovoltaicas para autoconsumo tiene sus ventajas en invierno. Estas son más importantes que los inconvenientes, ayudando a que su rendimiento sea interesante.

🌞Beneficios de las placas solares en invierno
VentajaMotivo
Frío✓ Las placas fotovoltaicas pierden rendimiento con el calor, por ello el invierno y sus bajas temperaturas ayudan que mantenga su eficiencia
Precio electricidad✓ El precio de la electricidad suele subir en invierno, al disponer de paneles fotovoltaicos compensamos esa subida con electricidad propia
Consumo energético✓ Por lo general, las viviendas suelen necesitar más electricidad durante el invierno que el resto del año. Las placas solares nos ayudan a conseguirla

¿Qué tipos de bomba de calor existen?

La bomba de calor se ha convertido en el sistema de climatización más eficiente. Teniendo en cuenta que puede llegar a producir 4 kW de calor con apenas 1 kW de electricidad. Además, si esa electricidad la generamos con un sistema de placas solares fotovoltaicas nos aseguramos de que disponemos de un sistema 100% ecológico.

Pero ¿qué es y cómo funciona una bomba de calor?

Una bomba de calor es un sistema de climatización cuyo funcionamiento está basado en la termodinámica. Estos equipos aprovechan la energía térmica que está disponible en el aire, en la tierra o en bolsas de agua, para trasladarla al interior de nuestras viviendas y edificios. La gran ventaja de una bomba de calor es que puede funcionar en dos direcciones. De forma que puede aportarnos calor o frío al interior de nuestra casa.

Para su funcionamiento utilizan un gas o líquido que es susceptible de absorber y ceder temperatura con cierta facilidad. Este gas es sometido a procesos de compresión, condensación, expansión y evaporación. De modo que en la condensación desprende calor y durante la evaporación lo absorbe. Cada una de estas dos fases la realiza en una parte del circuito que están separadas. Así, se consigue aprovechar la temperatura de un sitio para cederla al otro.

Es por este motivo que, si invertimos el ciclo de la bomba de calor, podemos aprovechar este sistema todo el año. Es decir, en invierno nos interesa absorber calor del exterior para llevarlo dentro de la vivienda. En cambio, en verano robaremos calor del interior para llevarlo fuer y así estamos refrescando nuestra vivienda.

Tipos de bombas de calor

Se ha aprovechado el avance de la tecnología para desarrollar bombas de calor que aprovechen la energía térmica contenida en cualquier ambiente. Es decir, podemos robar o ceder calor al aire que nos rodea. También aprovechar una bolsa de agua, en forma de embalse, lago o piscina y, además, de la tierra que tenemos en nuestro jardín. En función de donde saque la energía térmica las bombas de calor varían en su diseño y las denominamos de manera diferente.

Para reconocerlas y saber de dónde absorben la energía y donde la traslada se nombran mediante dos elementos. Estos pueden ser aire, agua o tierra. De este modo se nombra primero el sitio de donde se extrae el calor y el segundo hace referencia al lugar donde depositamos esa energía calorífica. Teniendo en cuenta el ciclo de invierno, es decir, para calefacción.

✓ Bomba calor aire-aire

Las bombas de calor aire-aire son los tradicionales aires acondicionados. Como su nombre indica, aprovechar la energía del aire del exterior de los edificios, para calentar o enfriar el aire de dentro. En un principio solo funcionaban en modo frío, sin embargo, al mejorar la tecnología y desarrollarse la válvula de 4 vías se pudo revertir el ciclo. De este modo, apareció lo que muchas personas conocen como bomba de calor. Ya que estos equipos de aire acondicionado eran capaces de cambiar a modo invierno y aportar calor al aire interior de nuestra casa.

✓ Bomba calor aire-agua

Al igual que el modelo anterior, estos tipos de bomba de calor aprovechan la energía contenida en el aire que nos rodea. Al aprovechar el aire para conseguir la energía calorífica se les llama también equipos de aerotermia. No obstante, en este caso lo que se pretende es calentar o enfriar agua. Esta se puede utilizar tanto para uso doméstico, como para la calefacción o refrigeración.

En los últimos años, están apareciendo en el mercado los nuevos equipos de Aerotermia para ACS, que son los sustitutos naturales de los tradicionales termos eléctricos y de los calentadores de gas.

✓ Bomba de calor agua-agua

La bomba de calor agua-agua, o también conocida como hidrónica, aprovecha la energía del agua. En este caso, para su instalación necesitamos que haya alguna acumulación de agua, bien sea en forma subterráneo o superficial.  Por lo general se aprovecha alguna laguna, embalse o piscina, donde se sumerge una tubería del gas o líquido frigorífico. Esta debe tener suficiente longitud para que se pueda realizar el intercambio térmico.

Estos tipos de bomba de calor aprovechan esa disipación de calor para llevar la energía térmica al agua que usaremos en la vivienda. Tanto para limpieza como para calefacción, bien con fancoils, suelo radiante o radiadores de baja temperatura.

✓ Bomba de calor tierra-agua o geotérmica

Las bombas de calor geotérmicas se conocen también como de tierra-agua. En este caso aprovechan la energía térmica del subsuelo. Se considera que son las más eficientes, ya que el subsuelo suele mantener una temperatura mucho más constante durante todo el año. A diferencia del aire que sufre muchas variaciones de temperatura en apenas una o dos horas. El agua de estanques o lagos también puede variar su temperatura fácilmente.  

En cambio, a una profundidad de un par de metros la temperatura de la tierra es mucho más constante. Esto es mejor para el funcionamiento de las bombas de calor, que a través de una red de tuberías enterradas en un terreno disipan la energía que se ha recogido del interior de la vivienda.

Para su funcionamiento, estos tipos de bombas de calor deben disponer de una red de tuberías enterradas en la tierra. Debemos tener en cuenta, que en todos los casos la longitud de los tubos, su profundidad de instalación y disposición debe ser calculada por un técnico especializado. De forma que se garantice el adecuado intercambio térmico.

Estas pueden instalarse de diferentes modos. Bien en profundidad, haciendo un pozo de una altura suficiente para poder disipar la temperatura que han calculado los técnicos. O también, en superficie, de manera que es más fácil el trabajo.

En las instalaciones geotérmicas en superficie no es necesario excavar un pozo. Por el contrario, se necesita mucho más terreno para poder repartir el tubo por un área que permita el intercambio térmico. Este tipo de instalación de los tubos se puede hacer de dos guisas, bien con tubos rectos o con tubos en espiral. Cada uno de estos tipos necesitará de una longitud y un diámetro de tubo determinado.