Archivos por Etiqueta: psicología

Visita a la Universidad de Riedlingen en el marco del programa Erasmus+

El pasado mes de julio, como profesor del Departamento de Psicología y Salud, realicé una estancia de dos semanas de duración en la Universidad de Riedlingen (Alemania). Esta movilidad se enmarca dentro del Programa de Movilidad Internacional UDIMA (PMIU), proyecto financiado por Erasmus+ que tiene como objetivo mejorar las competencias y habilidades del PAS y PDI de nuestra universidad, a través de la participación en acciones de internacionalización. En concreto, la estancia realizada se ha centrado en conocer en profundidad la metodología de enseñanza y aprendizaje que emplea la Universidad de Riedlingen, donde las titulaciones ofertadas se imparten a distancia.

En este sentido, el programa formativo incluía la asistencia a seminarios de Máster, mediante los cuales la Universidad de Riedlingen complementa de manera presencial la formación online de los estudiantes. Además, como profesor visitante, pude participar en la producción de materiales virtuales -en concreto, la realización de una sesión online y la grabación de varias podcasts- destinados a los estudiantes alemanes, que tuvieron así también la oportunidad de conocer temas del ámbito de la psicología y la salud que se están trabajando actualmente en nuestro país. En línea con el espíritu del programa Erasmus+, una de las finalidades de estos intercambios es contribuir a generar un mayor conocimiento de las actividades que se realizan en ambas instituciones, de manera que tanto la universidad de acogida como la universidad de origen puedan beneficiarse de nuevas perspectivas. Así mismo, durante la estancia me fue facilitado el contacto con el personal de los distintos departamentos de la Universidad de Riedlingen, con el fin de explorar posibles vías de colaboración e intercambio.

20150725_162210

Fachada de la Universidad de Riedlingen

La valoración que hago de mi experiencia en Alemania es muy positiva, considerando tanto la formación allí recibida, la buena acogida por parte del personal de la Universidad de Riedlingen y las oportunidades para seguir profundizando en la relación con esta universidad asociada al Programa de Movilidad de UDIMA. Por todo ello, creo que es importante señalar lo beneficiosas que pueden llegar a ser las estancias internacionales como las que se realizan en el marco del programa Erasmus+, tanto a nivel de desarrollo institucional como personal y profesional, así como reconocer el buen trabajo que realiza en nuestra universidad la Oficina de Relaciones Internacionales propiciando que estas oportunidades formativas salgan adelante.

*********

Puedes tener más información sobre la estancia realizada en el artículo Reflexiones de un profesor Erasmus en Alemania, publicado en la plataforma de bitácoras de ciencia SciLogs impulsada por Investigación y Ciencia, edición española de Scientific American.

Para más información, sobre el programa Erasmus+ y las opciones de movilidad internacional en UDIMA puedes contactar con nuestra Oficina de Relaciones Internacionales a través de la dirección internacional@udima.es o consultar su web http://ori.udima.es

Nueva oportunidad Erasmus+ en Portugal para los estudiantes de Psicología

Los estudiantes del Grado en Psicología de UDIMA tendrán a partir de ahora la oportunidad de realizar estancias Erasmus+ en la Universidade da Beira Interior (Portugal), tras la firma de un acuerdo bilateral con esta institución recientemente, según informan desde la Oficina de Relaciones Internacionales de nuestra universidad. En este caso, los estudiantes de psicología de UDIMA podrán llevar a cabo tanto estancias para la realización de estudios como de prácticas.

ubi-ciencias-sociais-e-humanasLa Universidade da Beira Interior está situada en la localidad de Covilhã, en el centro del país vecino, y cuenta en la actualidad con más de seis mil alumnos distribuidos en cinco facultades. Como curiosidad, la ciudad en su día fue un importante centro textil, conocida como el “Manchester portugués», y las dependencias de esta universidad se ubican en antiguos edificios rehabilitados, muchos de los cuales son fábricas reconvertidas. La facultad de Ciencias Sociales y Humanas, dentro de la que se encuadra el departamento de Psicología y Educación, por ejemplo, está edificada aprovechando la antigua Fábrica do Ernesto Cruz. Los estudios de psicología y educación tienen una tradición de más de dos décadas en esta universidad protuguesa, y en la actualidad su Licenciatura en Psicología cuenta con un atractivo plan de estudios adaptado al marco europeo, lo que facilita el intercambio de alumnos. Esta universidad cuenta además con algunas facilidades para la acomodación de estudiantes, que pueden ser de ayuda para aquellos alumnos interesados en realizar allí estancias Erasmus+.

Se trata en definitiva de una interesante oportunidad para dotar de una formación de calidad a nuestros estudiantes de Psicología, en un marco europeo; y una nueva opción Erasmus+ que se une a las alternativas ya existentes en Alemania (Hochschule Rhein-Waal ) e Italia (Università Degli Studi “Guglielmo Marconi”).

Por ello, desde el departamento de Psicología y Salud queremos animar a nuestros estudiantes a aprovechar estas movilidades, y a enviar sus solicitudes en las convocatorias que se abran en el futuro.

Para más información, los estudiantes de UDIMA interesados en el programa Erasmus+ pueden contactar con nuestra Oficina de Relaciones Internacionales a través de la dirección internacional@udima.es o consultar su web http://ori.udima.es

Los estudiantes del Grado en Psicología de UDIMA ya pueden ser Erasmus+

Student_in_Class_(3618969705)_1Los estudiantes del Grado en Psicología de UDIMA tienen ahora nuevas oportunidades formativas. Recientemente, la Oficina de Relaciones Internacionales de UDIMA ha firmado Acuerdos Bilaterales Erasmus+ con la Hochschule Rhein-Waal y la Università Degli Studi “Guglielmo Marconi”, lo que les permitirá realizar estancias como estudiantes Erasmus+ en Alemania e Italia, respectivamente.

El programa Erasmus+ tiene como objetivo atender a las necesidades de enseñanza y aprendizaje de todos los participantes en educación superior formal y en formación profesional de grado superior. La movilidad de estudiantes para estudios Erasmus+ supone la posibilidad de que los estudiantes de la Udima puedan realizar una estancia en el extranjero para continuar sus estudios en una institución de educación superior extranjera durante un periodo de tiempo determinado. Por otro lado, la movilidad de estudiantes para prácticas supone la estancia durante un periodo de tiempo en una empresa u organización de otro país participante.

Dentro de este marco, los alumnos-as del Grado en Psicología de UDIMA podrán realizar estancias orientadas a la realización de estudios y de prácticas, en el caso de la Università Degli Studi “Guglielmo Marconi” (Italia); mientras que en la Hochschule Rhein-Waal (Alemania) podrán llevar a cabo movilidades para cursar estudios.

La Oficina de Relaciones Internacionales de la Udima gestiona los programas de intercambio con universidades extranjeras y las prácticas internacionales Erasmus+ y ofrece información a todos aquellos alumnos extranjeros que quieran cursar sus estudios en la Udima.Puedes acceder a más información en la web de la ORI-UDIMA http://ori.udima.es o a través de la dirección: internacional@udima.es

La expresión de la ira puede tener efectos positivos sobre la salud en algunas culturas

En la cultura occidental, la expresión de la ira se asocia con consecuencias negativas para la salud. Sin embargo, investigaciones recientes demuestran que para algunas culturas la expresión de la ira puede influir en la salud de manera positiva.

Como comenta uno de los autores del artículo publicado en la revista Psychological Science, el profesor Shinobu Kitayama de la Universidad de Michigan, » en las sociedades occidentales,  muchos de nosotros creemos ingenuamente que la ira es mala para la salud, y creencias como éstas parecen estar reforzada por los últimos descubrimientos científicos. Pero nuestro estudio sugiere que el lugar común que une la ira a la mala salud puede ser válida sólo dentro de la frontera cultural del Occidente, donde la ira funciona como un índice de frustración, pobreza, bajo estatus y de todo lo que potencialmente pone en peligro la salud.»

En su investigación, el profesor Kitayama y sus colaboradores compararon la salud de los participantes en el estudio, que provenían de los Estados Unidos y de Japón. Para medir los indicadores de salud, los investigadores analizaron biomarcadores de inflamación y de funcionamiento cardiovascular, los cuales han sido relacionados con la expresión de la ira en investigaciones pasadas. La combinación de estos dos factores sirvió como medida global de riesgo para la salud biológica.

Los investigadores también midieron diversos aspectos de la ira, incluyendo la frecuencia con que los participantes expresaron dicha emoción a través de comportamientos verbales o físicos de naturaleza agresiva  (por ejemplo, «golpeo puertas», «digo cosas desagradables»).

Según los resultados obtenidos, una mayor expresión de la ira se asoció con mayor riesgo para la salud biológica entre los participantes de América, pero con menor riesgo para los participantes japoneses. Estos resultados se mantuvieron después de controlar la edad, el sexo, el estado de salud, los comportamientos saludables y la condición social.

Fuente: http://www.psychologicalscience.org/index.php/news/releases/expressing-anger-linked-with-better-health-in-some-cultures.html

Evaluando al docente: las apariencias engañan

«Mi subsistencia depende de lo que mis estudiantes digan de mí en sus evaluaciones». El Dr. Nate Kornell, profesor de Psicología en el Williams College (EE.UU), comienza con esta rotundidad una interesante reflexión en su blog «Everybody is stupid except you» (Todo el mundo es imbécil menos tú), donde se pregunta si las evaluaciones de los alumnos pueden considerarse un indicador fiable de la competencia de sus profesores y cuál es su auténtica relación con el conocimiento que realmente han adquirido.

Básicamente, Kornell plantea que las evaluaciones de sus alumnos determinan sus posibilidades de mantener su puesto, promocionar o ser despedido, pero que sin embargo no existe ninguna herramienta que evalúe cómo y cuánto han aprendido sus estudiantes, más allá de lo que reflejan sus calificaciones. Aunque en principio parece lógico considerar dichas calificaciones una medida fiable del grado en el que el alumnado ha asimilado los contenidos de una asignatura… ¿estamos seguros de que esto es así? ¿podemos considerar que las evaluaciones de los alumnos y las calificaciones de los profesores son medidas independientes?

Los estudiantes que obtengan buenas calificaciones evaluarán positivamente a sus profesores y, del mismo modo, es probable que quienes han obtenido peores notas no guarden muy buena opinión del responsable de la asignatura, pero eso no indica necesariamente que el docente en cuestión haya realizado un buen trabajo en el primer caso y deficiente en el segundo, al menos si consideramos que su principal función consiste en transmitir conocimiento. Por una parte, la heterogeneidad de contenidos, tareas, exámenes, criterios de calificación, etc. de las asignaturas implica que las notas obtenidas por los alumnos no siempre resulten una medida consistente a la hora de determinar su éxito académico. Además, los profesores podrían influir en las evaluaciones de sus alumnos «enseñando para el examen», inflando las calificaciones o reduciendo la carga lectiva de sus asignaturas (Carrell y West, 2010).

Entonces, ¿qué es lo que evalúan los alumnos exactamente? Considerando los resultados de algunos estudios publicados recientemente, más bien podemos saber qué es lo que NO evalúan:

1) ¿Pueden considerarse las evaluaciones de los alumnos un indicador fiable de la competencia de sus profesores?

Un reciente estudio entre cuyos autores se encuentra el propio Kornell (Carpenter, Wilford, Kornell y Mullaney; 2013) ha tratado de responder a esta pregunta. Los investigadores prepararon dos videos de un minuto de duración en los que se impartía una breve lección de genética y presentaron cada una de las versiones a un grupo diferente de participantes. En el primero de ellos, la profesora aparecía delante de una mesa, hablando con fluidez y explicando la lección mientras miraba a la cámara sin utilizar nota alguna. En la segunda versión del video, la misma profesora se situaba detrás de la mesa e impartía la clase leyendo sus notas sin mirar a la cámara. Los resultados mostraron que quienes vieron la primera versión consideraron que habían aprendido más y que la profesora era más eficaz. Sin embargo, cuando ambos grupos de participantes realizaron un test sobre el contenido de las lecciones, no se observó ninguna diferencia entre ellos: habían aprendido lo mismo. Por tanto, las valoraciones del alumnado respecto a la cantidad de conocimiento que han adquirido no estimarían la cantidad real de información asimilada, sino su percepción subjetiva de la capacidad del profesor… que además podría demostrarse errónea atendiendo a su rendimiento objetivo. Los autores del trabajo publicaron el estudio con el siguiente título: «Las apariencias engañan: la fluidez del profesor incrementa la percepción de aprendizaje sin aumentar el aprendizaje real».

Los resultados de Carpenter et al. (2013) replican parcialmente los obtenidos en el clásico estudio de Ambady y Rosenthal (1993), quienes mostraron que a los alumnos les bastaba analizar el aspecto físico y la conducta no verbal de los profesores durante menos de 30 segundos para emitir una valoración que posteriormente correlacionaba con la evaluación del profesor al final del curso. Sin embargo, aunque los resultados de Ambady y Rosenthal se han interpretado como una prueba de que la primera impresión del alumno puede predecir la capacidad del profesor, lo que en realidad demostrarían sería una elevada consistencia entre dos valoraciones subjetivas de los alumnos.

Por tanto, las evaluaciones de los alumnos parecen basarse en el análisis de variables no relacionadas con la capacidad docente de sus profesores. Su resultado se determinaría en pocos segundos y las posibilidades de que se produzcan cambios respecto al juicio inicial serían más bien escasas.

2) ¿Estas evaluaciones guardan relación con la cantidad y calidad de conocimiento adquirido?

Carrell y West (2010) realizaron un estudio utilizando una muestra de 10.534 estudiantes de la Academia de las Fuerzas Aéreas de los EE.UU., en el que los alumnos se asignaban de manera aleatoria a diferentes profesores encargados de impartir las mismas asignaturas, siguiendo el mismo programa y utilizando el mismo examen final. Los autores midieron la eficacia a corto y largo plazo de los profesores que impartían la asignatura troncal «Introducción al Cálculo», cuyos contenidos era preciso superar para poder cursar otras asignaturas en cursos más avanzados. Los alumnos que cursaron esta asignatura introductoria con docentes menos cualificados y experimentados obtuvieron mejores puntuaciones en el examen y, lógicamente, evaluaron mejor a sus profesores. Sin embargo, fueron los estudiantes que cursaron la asignatura con docentes de mayor experiencia y cualificación quienes rindieron mejor en las asignaturas de los cursos avanzados, aun cuando sus calificaciones en el curso introductorio habían sido más bajas. Los autores del estudio explican sus resultados concluyendo que los profesores experimentados trataban de ampliar los contenidos de la asignatura, promoviendo un aprendizaje más profundo y evitando «enseñar para el examen». Paradójicamente, los profesores que promovieron un aprendizaje profundo y cuyos estudiantes demostraron un mejor rendimiento académico con el paso del tiempo obtuvieron las peores valoraciones de sus alumnos.

En conclusión, el valor de este tipo de evaluaciones como indicador de la calidad y competencia docente parece cuando menos discutible.

Quienes nos dedicamos a la docencia intentamos impartir lecciones claras y amenas. Tratamos de facilitar al máximo la tarea de los estudiantes para despertar su interés y mantener su atención. Pero no deberíamos olvidar que nuestro principal objetivo es enseñar, y que para aprender a veces conviene errar… Y siempre es necesario esforzarse.

El Dr. Kornell concluye su reflexión contando una anécdota que merece la pena reproducir literalmente: «Tuve un profesor en el instituto cuyas lecciones eran tan increíblemente claras que me hizo pensar que la Física era la cosa más sencilla del mundo. Hasta que llegaba a casa e intentaba hacer los problemas. Él era realmente increíble, pero a veces pienso que era DEMASIADO bueno. Nunca tuve que esforzarme para entender sus lecciones… pero quizá hubiese debido hacerlo».

Sígueme en twitter: @msebastian_psi

REFERENCIAS:

Ambady, N. & Rosenthal, R. (1993). Half a minute: predicting teacher evaluations from thin slices of nonverbal behavior and physical attractiveness. Journal of Personality and Social Psychology, 64(3), 431-441.

Carrell, S.E., & West, J.E. (2010) Does Professor Quality Matter? Evidence from Random Assignment of Students to Professors. Journal of Political Economy, 118(3), 409-432.

Carpenter, S. K., Wilford, M. M., Kornell, N., & Mullaney, K. M. (2013). Appearances can be deceiving: instructor fluency increases perceptions of learning without increasing actual learning. Psychonomic Bulletin & Review. PMID: 23645413