Archivos de Autor: Laura Granizo

Sobre Laura Granizo

Laura Granizo

Doctora en Psicología. Profesora en el Grado de Psicología y en los Grados de Magisterio de la Universidad a Distancia de Madrid, UDIMA. Ver Perfil

Laura Granizo

El papel del psicólogo en la escuela inclusiva

Cuando hablamos de inclusión, ya sea en las escuelas o en la sociedad en general, estamos aludiendo a la necesidad de que los contextos en los que nos desarrollamos den respuesta a nuestras necesidades y peculiaridades. Se hace referencia a posibilitar la manera de que todos y cada uno de nosotros podamos ser parte y sentirnos parte de los ámbitos en los que nos relacionamos en nuestro día a día.

Hablar de inclusión, por tanto, implica hablar de relaciones interpersonales e intrapersonales. De saber interactuar con los demás y establecer relaciones que posibiliten nuestro bienestar y de conocernos a nosotros mismos para aprender a autorregularnos de manera positiva. Así, al hablar de convivencia, de inteligencia emocional o de desarrollo moral, estamos hablando necesariamente de inclusión. Los tres conceptos señalados se relacionan de manera directa con las capacidades y conocimientos en los que se forman los psicólogos.

Con esta idea en mente, y dentro de la escuela de verano de la Universidad UDIMA, se oferta el curso Mejorar el bienestar del alumnado en los centros escolares. Construyendo una escuela para todos” que tendrá lugar de manera on-line del 8 al 21 de julio de 2019.

Los objetivos de este curso son básicamente tres: 1) analizar los referentes teóricos sobre los que se sustentan la educación inclusiva; 2) ofrecer estrategias y recursos para favorecer el bienestar de la comunidad educativa; 3) reflexionar sobre experiencias reales de intervención socioemocional en la escuela inclusiva.

Con estos objetivos como guía, se profundizará de mano de expertos en el campo de la Psicología y de la Educación en el concepto de inclusión y de sus tres elementos básicos: rendimiento, presencia, y participación. Posteriormente se analizará como fomentar la participación de los distintos miembros de la comunidad educativa en sus aulas y centros, intentando relacionar esta con la implicación en el cuidado propio y ajeno. Además, se discutirán vías para mejorar las competencias de los estudiantes, a través del análisis de programas como el Equipar para educadores- centrado en el desarrollo de una moralidad madura en los adolescentes-, o del trabajo de la competencia emocional.  Además, se reflexionará sobre el papel de los orientadores escolares (muchos de ellos psicólogos) como herramienta de la que disponen los centros para potenciar este modelo inclusivo.

Esperamos que esta actividad formativa, por la que se pueden obtener 2 créditos ECTS de formación, os resulte de interés.

Laura Granizo

Doctora en Psicología. Profesora en el Grado de Psicología y en los Grados de Magisterio de la Universidad a Distancia de Madrid, UDIMA.

Ver Perfil

Influencia de la Psicología en la mejora de la convivencia escolar

La convivencia escolar es uno de los grandes retos de nuestro sistema escolar. Abordarla desde lo positivo, desde lo que nos une y enriquece ha demostrado ser el enfoque más efectivo y eficaz. Es necesario el trabajo conjunto de toda la comunidad educativa: familias, alumnado, profesorado y el resto de servicios sociales que trabajan para la infancia. Así quedó reflejado en uno de los últimos espacios de reflexión sobre este tema que tuvo lugar en Madrid el pasado mes de Abril, las Jornadas Municipales de Apoyo a la Convivencia Escolar que sentó en una misma mesa a representantes de la FAPA “Francisco Giner de los Ríos, a representantes de las Secciones de Educación del Ayuntamiento, a representantes del profesorado, del alumnado y de la Policía Municipal en su papel de policías tutores.

De las conclusiones de este encuentro – y tal como explicó en la conferencia marco la Catedrática de Psicología Evolutiva y de la Educación de la UAM, Cristina del Barrio– se desprende que es necesario partir de los conocimientos que desde distintas áreas de conocimiento científico (especialmente desde la Psicología y las Ciencias de la Educación) se han generado en torno a la convivencia escolar. Los estudios nacionales e internacionales subrayan la importancia de posicionarse en un modelo educativo y preventivo de convivencia, que se rija por el concepto de justicia reparadora, y la necesidades de plantear intervenciones globales donde toda la comunidad se vea implicada y donde el alumnado tenga un papel central, no solo como receptor de las medidas.

Antes de poner en marcha cualquier medida de prevención e intervención centrada en la convivencia, es necesario partir de un análisis de necesidades del centro. En ese análisis los psicólogos, en su papel de orientadores escolares, tienen un papel central a través de distintas acciones: analizar las concepciones del profesorado, alumnado y familias, potenciar el concepto de diversidad y el desarrollo de las competencias sociales, emocionales y éticas a través de planes con el de acción tutorial o el trabajo de asesoramiento al clautro, analizar los problemas prioritarios e identificar los recursos, etc.

Todas las conclusiones de este encuentro pueden encontrarse en la web del mismo.

 

 

 

 

Laura Granizo

Doctora en Psicología. Profesora en el Grado de Psicología y en los Grados de Magisterio de la Universidad a Distancia de Madrid, UDIMA.

Ver Perfil

Los adolescentes como ciudadanos: el aprendizaje servicio (ApS)

Los adolescentes como ciudadanos: el aprendizaje servicio (ApS)

Si analizáramos las peticiones, dudas y consultas que los profesores de cualquier Instituto de Educación Secundaria plantean al Departamento de Orientación de su centro es probable que encontráramos preguntas como las siguientes: ¿Cómo se puede favorecer la implicación de los estudiantes en su proceso de aprendizaje? ¿Cómo podemos conseguir que los adolescentes se muestren comprometidos con el bienestar no solo propio sino también de los demás? ¿Cómo se puede enseñar a los alumnos a cooperar, a trabajar en equipo, a tomar decisiones conjuntas y a comunicarse de manera asertiva?

Existe una metodología que va cobrando fuerza en los últimos años y que serviría para dar respuesta a todas estas preguntas: el Aprendizaje Servicio (ApS). Esta propuesta se basa en la detección de necesidades en el entorno cercano a las cuales se pueda dar respuesta a través de las capacidades desarrolladas por los alumnos. Para cubrir dichas necesidades es necesario que los adolescentes planifiquen su actuación, proceso en el cual se potenciarán y ampliarán los aprendizajes logrados en la escuela. Se trata de abrir los centros educativos a la comunidad y confiar en los adolescentes como ciudadanos del presente y no solo del futuro.

El último número monográfico de la revista Convives analiza el ApS y su relación con temas centrales de la educación como la convivencia, la educación en valores o la innovación educativa. Recoge también distintas experiencias de ApS llevadas a cabo en centros educativos del ámbito formal y no formal. Una de estas experiencias es la del IES Miguel Catalán (Coslada, Madrid) llamada “Generación Inter”. Esta propuesta, premiada en el 2016, es una experiencia intergeneracional en la que los estudiantes organizan, en colaboración de otras instituciones como el Ayuntamiento, actividades lúdicas y formativas para los mayores de su localidad y localidades vecinas.

Otra de las experiencias de ApS más conocidas y replicadas es la de Cibermanagers, pensada para hacer frente al ciberacoso y a la protección de los menores en internet. Los protagonistas de esta propuesta la explican en el siguiente vídeo:

Para profundizar en el ApS os recomiendo seguir a Roser Battle, una de las pioneras y principales referentes de estas experiencias en España. En el siguiente vídeo tenéis una breve presentación suya explicando esta metodología:

Laura Granizo

Doctora en Psicología. Profesora en el Grado de Psicología y en los Grados de Magisterio de la Universidad a Distancia de Madrid, UDIMA.

Ver Perfil

Adiós a Jerome Bruner

Adiós a Jerome Bruner

Adiós a Jerome Bruner

El pasado día 6 de junio de 2016 murió Jerome Bruner (1915-2016). Con cien años cumplidos, el psicólogo estadounidense ha sido uno de los principales referentes de la Psicología tal y como la conocemos en la actualidad.

Gracias a sus estudios “el sujeto” vuelve a aparecer en la Psicología en un momento en el que el conductismo reinaba y el interés de la investigación se centraba en las teorías de estímulo-respuesta. Sus aportaciones han sido incontables en los diversos campos de los procesos psicológicos básicos y, sobre todo, en los campos de la Psicología del Desarrollo, del Aprendizaje y de la Educación.

Entre sus contribuciones más importantes está el cambio de paradigma sobre los procesos de aprendizaje, asociándose su nombre a conceptos claves de la Psicología del Desarrollo y de la Educación como “inmadurez”, “representación”, “aprendizaje por descubrimiento” o “andamiaje“. Bruner consideraba que el aprendiz debe ser activo y que el rol del profesor ha de pasar a ser el de un soporte que brinde al alumno las experiencias necesarias y los materiales adecuados para construir su propio aprendizaje. Además, dotaba al ambiente físico y social de una importancia central en el desarrollo, considerando a la cultura una herramienta clave para ampliar las capacidades del hombre.

Para aquellos que querías conocer de primera mano el trabajo de Bruner, y a la vez comprender la evolución de la Psicología, os recomiendo la compilación de artículos realizada por José Luis Linaza para la editorial Alianza Psicología, titulada “Acción, pensamiento y lenguaje” o su libro “Actos de significado. Más allá de la revolución cognitiva” publicado por la misma editorial

Laura Granizo

Doctora en Psicología. Profesora en el Grado de Psicología y en los Grados de Magisterio de la Universidad a Distancia de Madrid, UDIMA.

Ver Perfil

KIVA: un programa contra el acoso escolar

En los últimos meses han vuelto a saltar a los medios casos graves de acoso escolar en los centros educativos. Se trata de un problema que sin duda preocupa o debe preocupar a toda la comunidad educativa. Y no sólo por sus consecuencias más dramáticas, que son las que llegan a los medios, sino porque es un problema presente en todos los centros y que puede afectar a cualquier alumno haciendo que su paso por la escuela se convierta en una pesadilla en muchos casos.

El maltrato entre iguales por abuso de poder lleva décadas siendo objeto de estudio de educadores y psicólogos. Fruto de dichas investigaciones conocemos algunos aspectos clave que no podemos olvidar de cara a la prevención e intervención. En primer lugar, el acoso escolar es un fenómeno de grupo, que sólo puede entenderse en el contexto en el que se produce. Su causa tiene que ver con una mala gestión de la diferencia, pero se es diferente con relación a otros (porque no tienes amigos, porque eres mejor estudiante, porque eres peor estudiante, porque eres el más guapo o porque eres el más feo, etc). Por tanto, todos somos susceptibles de ser víctimas de acoso por parte de nuestros iguales. En segundo lugar, no se trata de un problema que afecte solo a la víctima y al agresor. Todo el grupo juega un papel en este fenómeno, ya sea porque apoya al agresor, porque apoya a la víctima o porque es testigo de lo que ocurre y decide no actuar. Así, las actuaciones que llevemos a cabo para prevenir e intervenir ante el acoso deben considerar a toda la comunidad educativa.

Bajo esas premisas se estructura el programa finlandés Kiva ante el acoso escolar, que ya se aplica con éxito en distintos países del mundo como Holanda, Reino Unido, Bélgica, Italia, Estonia, Francia o Estados Unidos, además de estar en funcionamiento en prácticamente la totalidad de las escuelas finesas. ¿Qué pretende este programa? ¿Cómo funciona? A través de formación específica se hace asumir a todos los alumnos su papel protagonista a la hora de enfrentarse al acoso escolar. Se trata de romper la cultura del silencio y de dar voz al alumnado, dándole un papel activo en la mejora de la convivencia de sus centros (no se trata de que simplemente cumplan las normas puestas por otros). Además, se forma al profesorado, a las familias y al resto de personal educativo. Se trata pues, de una medida de centro que debe estar consensuada y que debe mantenerse como un proyecto a largo plazo. Los efectos en la mejora de la convivencia de las escuelas de este programa son una realidad: los centros donde se aplica ven cómo se reduce el número de acosados y el número de acosadores.

Es necesario que este tipo de experiencias se den a conocer y se pongan en marcha en los centros. Se puede luchar contra el acoso escolar desde un modelo educativo. Hagámoslo.

Para más información, consultar la página del programa: http://www.kivaprogram.net/

Laura Granizo

Doctora en Psicología. Profesora en el Grado de Psicología y en los Grados de Magisterio de la Universidad a Distancia de Madrid, UDIMA.

Ver Perfil

¿Para qué educamos y cuál es el papel del profesor?

Las dos preguntas que dan título a esta entrada son una reflexión fundamental a la que debe someterse la sociedad en general y todos aquellos profesionales de la educación de manera particular. Nuestra respuesta, al fin y al cabo, hará referencia al tipo de persona que queremos y que necesitamos en nuestra sociedad.

Por suerte, no se trata de una labor que debamos hacer solos. Hay muchos expertos que han dedicado su pensamiento a estos temas y cuyas conclusiones nos pueden hacer plantearnos nuevos argumentos de calidad educativa. Por ello, me gustaría recomendar dos libros que no deberíamos pasar por alto. Ambos de carácter divulgativo pero con el rigor suficiente para no centrarse en fórmulas hechas que hayan perdido su valor.

El primero, es el libro de Martha Nussbaum ” Sin fines de lucro” (su título original es “Not for profit. Why democracy needs the humanities”), publicado en el 2010. En él la autora argumenta cómo el prescindir de las humanidades y centrarse en la enseñanza de una tecnología y ciencia deshumanizada (como parece ser la tendencia actual en muchos sistemas educativos) puede jugar en contra del tipo de sociedad en la que vivimos y a la cual decimos defender, la democracia. La autora concluye que la educación no debe estar al servicio del rendimiento económico, pues moriría.

El segundo libro que me atrevo a recomendar es el libro de Pennac “Mal de escuela”. En él, desde una perspectiva autobiográfica, el autor indaga en las cualidades que debe tener un buen profesor. Y curiosamente estas características están relacionadas con una preocupación genuina por su alumnado y por sus familias. Es decir, por las personas y no por los resultados. El profesor tiene un papel crucial a la hora de que los estudiantes se sientan capaces para aprender y para desarrollarse al límite de sus capacidades. Eso, claro está, no va de la mano con  un sistema educativo que equipare el éxito con el rendimiento en determinados campos, como argumentaba Nussbaum.

Sin duda, es un tema sobre el que hay que seguir pensando y en el que debemos ser muy cuidadosos debido a las consecuencias de las medidas que adoptemos como sociedad y como profesores.

 

 

Laura Granizo

Doctora en Psicología. Profesora en el Grado de Psicología y en los Grados de Magisterio de la Universidad a Distancia de Madrid, UDIMA.

Ver Perfil