Los parados de larga duración constituyen uno de los aspectos más dramáticos del paro. Cuando además se adentran en una edad superior a los 45 años la esperanza de encontrar trabajo disminuye. Por eso, la noticia de que en España hay ya un millón de parados de más de 45 años es cuanto menos muy preocupante, porque significa que hay un millón de personas que pueden verse a sí mismos como parados permanentes y con un futuro desalentador. Se necesitan medidas muy creativas para ayudarlos, por una parte ayudando a su reciclaje y proponiendo nuevas formaciones que les ayuden a encontrar un empleo en campos diferentes a los explorados hasta ahora con procedimientos nuevos de aprendizaje. Aquí la enseñanza en red es fundamental, e Internet se convierte en un espacio de promoción laboral. Además, algunas veces necesitan ayuda psicológica para superar la situación y para ello se necesitan profesionales competentes que puedan realizar su trabajo. Un buen punto de reflexión para todos nosotros.

María Giovanna Caprara

Doctora en Psicología. Profesora de Evaluación Psicológica, Psicodiagnóstico y Psicogerontología en UDIMA, Universidad a Distancia de Madrid.

Ver perfil