Todos hemos oído hablar de las Smart Cities y cómo van a cambiarnos la vida en un futuro próximo pero, ¿qué es una ciudad inteligente? ¿qué requisitos debe cumplir? ¿cómo lo notan sus ciudadanos en su vida diaria?

Una Smart City va más allá de una ciudad que promueve mejoras en la gestión de alguno de sus servicios mediante el uso de las nuevas tecnologías, debe mejorar la calidad de vida de sus ciudadanos de manera sostenible a través de las tecnologías de la información y la comunicación.

 En un proyecto de Smart City se enmarcan múltiples iniciativas y no todas tienen por qué estar presentes en una misma ciudad, lo más importante es la integración de todos estos proyectos en un conjunto global, maximizando así su potencial. Por ejemplo, un sistema de control del tráfico también nos proporciona información sobre las zonas urbanas de mayor contaminación.

 Principalmente, las actuaciones en las Smart Cities se centran en las siguientes áreas:

  •  movilidad urbana
  • eficiencia energética
  • gestión sostenible de recursos e infraestructuras
  • gobierno participativo
  • seguridad
  • salud
  • educación y cultura

En este vídeo encontramos ejemplos de proyectos realizados en España, como la gestión del consumo energético y de la movilidad en Málaga, las nuevas tecnologías empleadas por la policía y en los edificios públicos en Rivas Vaciamadrid o las experiencias con vehículos eléctricos en Barcelona.

Recientemente, el Ministerio de Industria, Energía y Turismo ha aprobado el Plan Nacional de Ciudades Inteligentes cuyo objetivo es contribuir al desarrollo económico, “maximizando el impacto de las políticas públicas en TIC para mejorar la productividad y la competitividad; y transformar y modernizar la economía y sociedad española mediante un uso eficaz e intensivo de las TIC por la ciudadanía, empresas y Administraciones”.

Si tenéis interés en conocer si vuestra ciudad es una Smart City podéis consultar el mapa elaborado por la Red Española de Ciudades Inteligentes  aquí.