Archivos por Etiqueta: turismo interior

Turismo de interior en el verano posCovid19: la comarca de la Moraña y Tierras de Medina

A poco más de una hora de Madrid y aún más cerca de Ávila, Segovia, Salamanca o Valladolid, se encuentran unidas dos comarcas únicas por su paisaje, patrimonio cultural, su agricultura y su ganadería. Supone no sólo una excursión, sino una oportunidad para pernoctar dos o tres días fuera de casa.

La Moraña, más cercana a Madrid, ya era conocida en tiempos de Lope de Vega, y así lo cantaba en sus textos: “Hoy segadores de España vení a ver a la Moraña, trigo blanco y sin argaña, que de verlo es bendició. Ésta sí que es siega de vida, ésta sí que es siega de flor.” Y es que Moraña es trigo y su paisaje pasa del tonalidades verdes dignas de un salvapantallas, a tonos tan amarillos al final de la primavera que parece una playa de espigas antes de ser segadas. Es por ello que no es de extrañar que durante todo el trayecto por la comarca, parte del paisaje sean los inmensos depósitos de trigo de las harineras más importantes del país.

La Moraña, lugar donde residieron los moros – y de ahí la Morería – está compuesto por 63 municipios, en dónde por popularidad podríamos destacar Arévalo, Adanero o Madrigal de las Altas Torres, lugar natal de Isabel la católica. En Arévalo el viajero podrá disfrutar de su castillo, de la muralla, de la iglesia de Santo Domingo de Silos, San Juan Bautista, San Nicolás de Bari, Santa María la mayor y un largo etcétera…. Pero lo mejor es que, en apenas 15 minutos, llegará a Madrigal de las Altas Torres, donde la lista del patrimonio cultural de la zona sigue aumentando. No irse sin probar un buen cocido morañego o un cochinillo, típico de la gastronomía local.

Lindando con ésta última localidad, se entra en Tierras de Medina, inicio de la ruta del vino de la denominación de origen Rueda y en donde hay una ciudad de obligada visita: Medina del Campo. Pero sin olvidar que en la gran mayoría de los otros 22 concejos el visitante encontrará edificaciones religiosas que bien merece la pena una foto. Como lo iglesia de Lomoviejo, una pequeña población de apenas 140 habitantes con un templo de culto perfectamente restaurado.

En Medina del Campo, las edificaciones como el Castillo de la Mota, las Reales carnicerías, la Colegiata de San Antolín, el Palacio de las Dueñas, la Plaza Mayor o el Palacio Real Testamentario, son de obligada visita. En todo el recorrido se pueden encontrar alojamientos rurales de calidad, que le harán preguntarse cómo a apenas una hora y media de Madrid se puede desconectar de la gran ciudad y tener una grandísima y desconocida parte del patrimonio cultural de nuestro país.

Turismo de interior en el verano posCovid19: la Comarca de la Vera

Hablamos de la Comarca de la Vera en Cáceres (Extremadura). Estamos en la ladera sur de la Sierra de Gredos, comunicados a 2 horas y media de Madrid, en un enclave que es especial por su combinación de lo que tanto añoramos los que vivimos en las grandes urbes: espacios abiertos donde caminar y practicar deporte, respirar aire puro, poder bañarnos, incrementar nuestra cultura, probar buena gastronomía o tapear con la familia o los amigos, sin importar horarios. Sencillamente tener tranquilidad, sensación de libertad y buen ambiente.

Cuando voy a mi pueblo, Jarandilla de la Vera y a su impresionante Comarca de la Vera, sé que algo bueno va a pasar y eso es sencillamente el reencuentro con la paz y la tranquilidad que tanto necesitamos para volver una vez más a la carga, tras el reposo merecido del guerrero en paraísos como nuestra Comarca.

Mis mejores ideas, artículos, o proyectos me surgen allí donde el ‘Descanso Imperial’ es una realidad, que ya pudo comprobar nuestro emperador Carlos I, y que ahora disfrutan otros vecinos relevantes, como nuestro cantante más internacional, el extraordinario Alejandro Sanz. Como veis, destino ideal para personas creativas y batalladoras, pero también para familias con niños. Infancias de vacaciones inolvidables, como la que yo tuve allí. Pueblos de cuento, que nos envuelven en la eternidad de siempre.

¿Qué se puede hacer un día en la Vera? Empezaríamos por la mañana temprano con varias opciones que os propongo: ir a correr, practicar senderismo, montar en bicicleta o pasear a caballo. Para todo ello, tenemos más de 10 rutas ubicadas en plena naturaleza y visitando diferentes pueblos muy unidos física y sentimentalmente. Para reponer fuerzas podemos tapear con buena relación calidad-precio antes de ir a comer, donde podremos degustar los platos típicos de la zona: migas, rin-ran, caldereta de cordero, ensalada de zorongollo, picadilo, sopa verata… Yo añadiría también las patatas revolconas y nuestros postres entre los que se encuentran la leche frita, huesillos de santo, tortigas de higo, rosas,  perrunillas o calbotes, entre otros.

Para continuar la tarde, tras una breve siesta reparadora para aquél que lo necesite, podemos hacer visitas a los pueblos donde podemos encontrarnos con el Castillo de Jarandilla de la Vera, convertido ahora en Parador. Fue antigua residencia de verano de los Condes de Oropesa, y residencia temporal de Carlos V, mientras se realizaban los preparativos para su estancia definitiva en el Monasterio de Yuste, el cual también podemos visitar en Cuacos de Yuste. Igualmente, podemos recrearnos con los innumerables puentes, plazas, iglesias, jardines y callejas típicas que han hecho que en la Vera haya varios Conjuntos Históricos Artísticos. Si es tiempo de verano, para refrescarnos podemos bañarnos en sus numerosas gargantas y piscinas naturales, casi todas ellas muy cercanas a los pueblos.

En el remate del día, podemos cenar y degustar algunos de los platos que quizás no hemos probado en la comida. Después un paseo por la Vera de noche, nos transporta en la máquina del tiempo a unos enclaves por donde pasaron romanos, árabes, judíos o tropas imperiales para unirnos por siempre a ellos. Si nos quedan fuerzas, todavía podemos tomarnos algo en algún pub o terraza de verano. Para los amantes de las fiestas y los eventos, os animo a venir a los Empalaos, el Jueves Santo, en Valverde; el Peropalo, en el carnaval Villanovense; y los Escobazos de mi Jarandilla, en el día de Nuestra Señora de la Inmaculada Concepción.

Toda esta información de nuestra querida Comarca y sus 19 pueblos, la tenemos muy bien recopilada en diferentes páginas web, que es de donde he extraído la información: www.comarcadelavera.com, www.rutasporlavera.es y www.viajarporextremadura.com. Como podréis ver, tenemos de todo, bueno casi de todo. Sólo nos faltas Tú. Ven a la Vera para saborear todo lo que nos queda por vivir.