Experiencias, ¿sí o no?

Cada vez más las empresas turísticas están apostando por estar presente en el top ten de los ránkings de opiniones de viajeros. Llama la atención que todo el mundo tiene un perfil en redes sociales o en Tripadvisor, y los comentarios en esos lares son incluso más valiosos que los que se puedan llevar in situ, una vez disfrutado el servicio.

La esencia del marketing tiene que ser la misma, y no forzar la situación como está pasando en la actualidad, que a la hora de pagar la cuenta, te dicen en multitud de ocasiones (llegando al acoso) que tienen perfiles en redes sociales y que su opinión – si está satisfecho – es muy importante.

¿Por qué? Se puede decir que es básicamente por la “pesca del cliente”, cada vez más selectivo con los lugares donde se gasta su dinero. Ahora bien, cabe destacar que no siempre es la mejor fórmula por varios motivos:

– La competencia puede valorar tu empresa sin ni siquiera haber pisado el local. ¿No harías tú lo mismo?

– El presupuesto en publicidad puede dispararse ¿o crees que es gratis mantenerse arriba?

– Eres víctima de las propias opiniones y deberás (o no), hacer autocrítica de lo que dicen tus clientes, y en ocasiones, deberás responder entendiendo que el cliente, no siempre tiene razón.

– ¿Estás seguro que todo el mundo quiere sitios “ciberpopulares“? ¿Dónde queda la búsqueda de la experiencia auténtica?

– ¿Ofertas? ¡Cuidado! Webs como eltenedor.es o atrapalo.com, han hecho que la oferta sea muy atractiva, haciendo ver a la demanda la posibilidad de disfrutar de un servicio temporal a bajo precio, que lo único que han servido ha sido para bajar la calidad y hacer que fuera de cupón, los locales estén vacíos.

Utilizando la fórmula que suma la calidad y el buen precio, no hace falta que nadie relate la experiencia en ninguna red social. Con el paso del tiempo, ese servicio o producto turístico, será más rentable y popular que cualquier número uno de cualquier ranking.