Archivos por Etiqueta: calefacción

La bomba de calor para el verano

Bomba-de-calor-para-verano-hogarsense

Aunque por el nombre nos podamos sorprender, las bombas de calor tienen la capacidad de aportarnos calefacción y refrigeración, es por ello que son una alternativa para el verano. Debemos tener en cuenta que una de las primeras aplicaciones de esta tecnología fueron las neveras y las fábricas de hielo. Con el tiempo algunas personas pensaron que, igual que se enfriaba el interior de una caja, se podía enfriar toda una habitación.

Así es como se desarrollaron los primeros aires acondicionados basados en la bomba de calor. Sin embargo, solo funcionaba en modo frío, es decir, estaba diseñado para extraer el calor de un recinto. Y de nuevo volvió a aparecer el ingenio para desarrollar la válvula de cuatro vías y conseguir invertir el ciclo del gas refrigerante.

Con la válvula de cuatro vías se podía hacer cambiar el sentido de circulación del gas y que en vez de enfriar una habitación que la calentará. Es entonces y únicamente entonces cuando nace la bomba de calor como tal. Hasta entonces solamente eran aparatos de aire acondicionado o motores de neveras o fábricas de hielo.

¿Cómo utilizar la bomba de calor en verano?

Si nos referimos a una bomba de calor, podemos estar pensando en dos tipos de equipos diferentes, aunque basados en la misma tecnología. Por un lado, tenemos los tradicionales aires acondicionados, ya que actualmente prácticamente todos estos equipos disponen de su función para invierno, y por ello se les llama bombas de calor.

En el otro lado, tenemos los equipos de aerotermia, geotermia o las bombas de calor hidrónicas. Estos equipos se basan en el mismo principio de funcionamiento que un aire acondicionado. Sin embargo, en vez de enfriar el aire de una habitación, enfrían el agua de un depósito.

Transferencia de energíaDenominaciónEquipos
Aire → AireAire acondicionadoSplits pared, suelo, de conductos, etc.
Agua → AireHidrotermia para aireSplits pared, suelo, de conductos, etc.
Tierra → AireGeotermia para aireSplits pared, suelo, de conductos, etc.
Aire → AguaBomba de calor de aerotermiaRadiadores, fancoils, suelo radiante, techo radiante
Agua → AguaBomba de calor hidrónicaRadiadores, fancoils, suelo radiante, techo radiante
Tierra → AguaBomba de calor de geotermiaRadiadores, fancoils, suelo radiante, techo radiante

Aire acondicionado

El aire acondicionado es el primer equipo en el que pensamos cuando necesitamos climatizar en verano. Aunque no debemos olvidar que pertenece a la familia de la aerotermia. Sin embargo, funcionan de forma algo diferente, ya que la propia bomba de calor es la encargada de enfriar el aire de nuestras casas en verano. Algo que es diferente en los otros sistemas que trabajan sobre el agua, que veremos a continuación.

aire-acondicionado-con bomba-de-calor-hogarsense

Aerotermia para climatización

Los diferentes tipos de bomba de calor que trabajan sobre el agua funcionan de manera distinta al aire acondicionado. Para utilizar estos equipos necesitamos de una instalación adicional, ya que la bomba de calor solo llega a la mitad de todo el conjunto climatizador.

Mientras que un aire acondicionado disipa la energía calorífica o frigorífica directamente sobre el aire interior de nuestra casa, en el caso de bombas de calor aire-agua, agua-agua o tierra-agua hay un paso adicional. En estos casos, se aporta la energía calorífica al agua que tenemos en un depósito o en el circuito de refrigeración.

Por ello, necesitamos de unos elementos difusores del calor o refrigeración que se unirán a la bomba de calor mediante tuberías de agua. Así, podemos realizar una instalación de radiadores de baja temperatura, de fancoils o un suelo o techo radiante refrescante.

aerotermia-refrigeracion-hogarsense

¿Qué ventajas tiene la climatización por agua?

Si comparamos los dos tipos de instalaciones, un aire acondicionado y un sistema con bomba de calor para agua, vemos que con una bomba de calor de aerotermia la instalación es mayor y, por lo tanto, más cara. Entonces, ¿por qué se utiliza? ¿Qué nos aporta que no hace un aire acondicionado?

Son preguntas lógicas que todos nos hemos hecho alguna vez y encontramos dos razones por las que las bombas de calor tienen cada vez mayor aceptación. Por un lado, la posibilidad de calentar agua que necesitamos diariamente para lavar, ducharnos, etc. Por otra parte, la bomba de calor combinada con un suelo o techo radiante aporta un mayor confort que el aire acondicionado.

La difusión de la temperatura con un techo o suelo radiante refrescante se realiza de manera más homogénea que con un split o un fancoil. Puesto que estos últimos generan corrientes de aire para refrescar el aire al pasar por su intercambiador o evaporador. En cambio, un suelo o techo radiante está instalado por toda la superficie de la vivienda y, además, difunde la temperatura por radiación, no por convección.

Cuando se difunde el calor o el frío por convección, es fácil que se creen bolsas de aire con diferente temperatura, disminuyendo la sensación de confort. Por ejemplo, notaremos los pies fríos pero la cabeza más caliente.

¿Es eficiente la bomba de calor?

El consumo energético en nuestras viviendas se divide en diferentes servicios, como la iluminación, la cocina, el agua caliente sanitaria y la climatización. De todos ellos, es la climatización el que más recursos demanda, llegando a consumir cerca del 70 % de la factura energética de la vivienda. Es por ello que cualquier ahorro de energía en este sentido supone una gran rebaja en la factura de la luz.

eficiencia-bomba-de-calor-hogarsense

En este sentido, la bomba de calor es nuestro gran aliado, ya que es capaz de generar entre 4 y 6 veces más energía térmica en nuestra vivienda que la electricidad que consume. Es decir, por cada 1 kW de electricidad que necesita, es capaz de generar entre 4 y 6 kW de calor o frío. Es decir, son capaces de aprovechar hasta un 75 % de la energía del ambiente, por lo que ayudan a reducir la factura de la luz sensiblemente.

A esto podemos sumar la aportación de una instalación de paneles fotovoltaicos, ya que nos suministrarán la electricidad que necesita la bomba de calor. De este modo conseguimos un sistema muy eficiente y totalmente ecológico. Puesto que la poca electricidad que necesita es aportada por el sol.

La variación de rendimiento entre un 4 y un 6 de las bombas de calor depende del tipo de bomba de calor y del modo de trabajo. Puesto que nos todos los tipos de bomba de calor son igual de eficientes. Así, las bombas de calor que mejor rendimiento ofrecen son las de geotermia, seguidas por las hidrotérmicas y por último las de aerotermia. Y por el modo de funcionamiento, puesto que cuando trabajan en modo invierno son más eficientes que en modo verano.

bomba de calor

¿Qué tipos de bomba de calor existen?

La bomba de calor se ha convertido en el sistema de climatización más eficiente. Teniendo en cuenta que puede llegar a producir 4 kW de calor con apenas 1 kW de electricidad. Además, si esa electricidad la generamos con un sistema de placas solares fotovoltaicas nos aseguramos de que disponemos de un sistema 100% ecológico.

Pero ¿qué es y cómo funciona una bomba de calor?

Una bomba de calor es un sistema de climatización cuyo funcionamiento está basado en la termodinámica. Estos equipos aprovechan la energía térmica que está disponible en el aire, en la tierra o en bolsas de agua, para trasladarla al interior de nuestras viviendas y edificios. La gran ventaja de una bomba de calor es que puede funcionar en dos direcciones. De forma que puede aportarnos calor o frío al interior de nuestra casa.

Para su funcionamiento utilizan un gas o líquido que es susceptible de absorber y ceder temperatura con cierta facilidad. Este gas es sometido a procesos de compresión, condensación, expansión y evaporación. De modo que en la condensación desprende calor y durante la evaporación lo absorbe. Cada una de estas dos fases la realiza en una parte del circuito que están separadas. Así, se consigue aprovechar la temperatura de un sitio para cederla al otro.

Es por este motivo que, si invertimos el ciclo de la bomba de calor, podemos aprovechar este sistema todo el año. Es decir, en invierno nos interesa absorber calor del exterior para llevarlo dentro de la vivienda. En cambio, en verano robaremos calor del interior para llevarlo fuer y así estamos refrescando nuestra vivienda.

Tipos de bombas de calor

Se ha aprovechado el avance de la tecnología para desarrollar bombas de calor que aprovechen la energía térmica contenida en cualquier ambiente. Es decir, podemos robar o ceder calor al aire que nos rodea. También aprovechar una bolsa de agua, en forma de embalse, lago o piscina y, además, de la tierra que tenemos en nuestro jardín. En función de donde saque la energía térmica las bombas de calor varían en su diseño y las denominamos de manera diferente.

Para reconocerlas y saber de dónde absorben la energía y donde la traslada se nombran mediante dos elementos. Estos pueden ser aire, agua o tierra. De este modo se nombra primero el sitio de donde se extrae el calor y el segundo hace referencia al lugar donde depositamos esa energía calorífica. Teniendo en cuenta el ciclo de invierno, es decir, para calefacción.

✓ Bomba calor aire-aire

Las bombas de calor aire-aire son los tradicionales aires acondicionados. Como su nombre indica, aprovechar la energía del aire del exterior de los edificios, para calentar o enfriar el aire de dentro. En un principio solo funcionaban en modo frío, sin embargo, al mejorar la tecnología y desarrollarse la válvula de 4 vías se pudo revertir el ciclo. De este modo, apareció lo que muchas personas conocen como bomba de calor. Ya que estos equipos de aire acondicionado eran capaces de cambiar a modo invierno y aportar calor al aire interior de nuestra casa.

Bomba de calor aerotérmica (aire-aire y aire-agua)

✓ Bomba calor aire-agua

Al igual que el modelo anterior, estos tipos de bomba de calor aprovechan la energía contenida en el aire que nos rodea. Al aprovechar el aire para conseguir la energía calorífica se les llama también equipos de aerotermia. No obstante, en este caso lo que se pretende es calentar o enfriar agua. Esta se puede utilizar tanto para uso doméstico, como para la calefacción o refrigeración.

En los últimos años, están apareciendo en el mercado los nuevos equipos de Aerotermia para ACS, que son los sustitutos naturales de los tradicionales termos eléctricos y de los calentadores de gas.

✓ Bomba de calor agua-agua

La bomba de calor agua-agua, o también conocida como hidrónica, aprovecha la energía del agua. En este caso, para su instalación necesitamos que haya alguna acumulación de agua, bien sea en forma subterráneo o superficial.  Por lo general se aprovecha alguna laguna, embalse o piscina, donde se sumerge una tubería del gas o líquido frigorífico. Esta debe tener suficiente longitud para que se pueda realizar el intercambio térmico.

Estos tipos de bomba de calor aprovechan esa disipación de calor para llevar la energía térmica al agua que usaremos en la vivienda. Tanto para limpieza como para calefacción, bien con fancoils, suelo radiante o radiadores de baja temperatura.

Bomba de Calor hidrónica o de agua-agua

✓ Bomba de calor tierra-agua o geotérmica

Las bombas de calor geotérmicas se conocen también como de tierra-agua. En este caso aprovechan la energía térmica del subsuelo. Se considera que son las más eficientes, ya que el subsuelo suele mantener una temperatura mucho más constante durante todo el año. A diferencia del aire que sufre muchas variaciones de temperatura en apenas una o dos horas. El agua de estanques o lagos también puede variar su temperatura fácilmente.  

En cambio, a una profundidad de un par de metros la temperatura de la tierra es mucho más constante. Esto es mejor para el funcionamiento de las bombas de calor, que a través de una red de tuberías enterradas en un terreno disipan la energía que se ha recogido del interior de la vivienda.

Bomba de calor Geotérmica o tierra-agua

Para su funcionamiento, estos tipos de bombas de calor deben disponer de una red de tuberías enterradas en la tierra. Debemos tener en cuenta, que en todos los casos la longitud de los tubos, su profundidad de instalación y disposición debe ser calculada por un técnico especializado. De forma que se garantice el adecuado intercambio térmico.

Estas pueden instalarse de diferentes modos. Bien en profundidad, haciendo un pozo de una altura suficiente para poder disipar la temperatura que han calculado los técnicos. O también, en superficie, de manera que es más fácil el trabajo.

En las instalaciones geotérmicas en superficie no es necesario excavar un pozo. Por el contrario, se necesita mucho más terreno para poder repartir el tubo por un área que permita el intercambio térmico. Este tipo de instalación de los tubos se puede hacer de dos guisas, bien con tubos rectos o con tubos en espiral. Cada uno de estos tipos necesitará de una longitud y un diámetro de tubo determinado.

Bomba de calor tierra-agua con tuberías horizontales rectas
Bomba de calor tierra-agua con tuberías horizontales en bucle

Control inteligente de calefacción

El control inteligente de calefacción es mucho más que solo controlar la temperatura a distancia en una vivienda. Gracias a los dispositivos domóticos podemos ahorrar entre el 15 y 25 % en el consumo de combustible como la electricidad, biomasa, gas o gasoil. Y no solo eso, sino que además alargan y mejoran el confort en la vivienda al tener la temperatura deseada en todo momento. ¿Quieres saber como aumentar la eficiencia energética de la calefacción de tu vivienda? Sigue leyendo y descubre todas las claves de aplicar domótica en tu calefacción.

¿Qué sistemas de calefacción puedo ‘domotizar’?

Si has pensado que tu calefacción es muy antigua y no es domotizable, este artículo te hará ponerlo en duda. Dicho esto, podemos afirmar que la mayoría de los sistemas de calefacción se pueden domotizar. Comenzando desde el propio enchufe donde tu estufa eléctrica se conecta a la red eléctrica hasta poder establecer una programación de encendidos y apagados independientes. Esto lo que genera es poder disfrutar de una temperatura deseada en casa momento teniendo en cuenta parámetros como temperaturas exteriores, personas en la vivienda, horas de consumos más eficientes…

Sistemas principales para la generación de calor como pueden ser calderas (gas, pellets, gasoil o electricidad) o bomba de calor, pueden ser controlados a distancia siguiendo patrones de consignas de temperaturas. Por otro lado, los elementos emisores como pueden ser los radiadores, suelo radiante, estufas o fancoils pueden domotizarse también de manera independiente a través de actuadores. Y en medio de los sistemas de generación y los sistemas emisores encontramos los elementos de control y corte como son: los sensores de temperatura o humedad, termostatos, electroválvulas u otro; que también pueden ser domotizable.

¿Qué marcas de domótica existen para controlar la calefacción?

Si estás dispuesto a domotizar tu sistema de calefacción debes elegir dispositivos que sean compatibles y cumplan su función con el aparato térmico. Existen una gran variedad de empresas que desarrollan dispositivos de tecnología inalámbrica y cableada para hacer más fácil el control de los sistemas de calefacción. Una de las recomendaciones a la hora de elegir una marca es procurar que tenga una gran compatibilidad con otras marcas. Veamos que marcas existen y en que se caracterizan:

ABB

Marca sueca que desarrolla dispositivos de climatización y calefacción a través de la tecnología KNX. Estos elementos de control se especializan en sensores de gestión inteligente para edificios de gran envergadura como hoteles, naves o edificios residenciales.

Delta Dore

Fabricantes de elementos para el control de calefacción, climatización, equipos multimedia o iluminación. Su pasarela LifeDomus permite tener control multiperfil de una gran cantidad de sistemas domóticos compatibles.

GSM

A través de telefonía móvil GSM se fabrican nuevos productos de electrónica de control. Esta tecnología permite conectar eléctricamente un sistema de calefacción a distancia. Solo basta con que el receptor tenga una tarjeta telefónica instalada que dependiendo de la señal que le enviemos, hará de interruptor para encender o apagar.

Momit

La marca de sistema de objetos conectados de Momit, se controlan de forma fácil e inalámbrica a la calefacción domótica. Es ideal para sistemas de calefacción donde hay un termostato general de 2 hilos, o incluso en zonas donde existen electroválvulas con termostatos.

Olimpia Splendid

Sus sistemas de control de calefacción están diseñados para instalaciones residenciales de alta eficiencia energética. Integran las ventajas energéticas de los generadores de bomba de calor, con las ventajas de confort de los terminales Bi2. También añaden la posibilidad de gestionar cada unidad localmente o de forma remota.

Vaillant

Este fabricante de sistemas de calefacción y ACS contiene una gama de dispositivos domóticos y diferentes módulos de extensión que permiten añadir dos circuitos adicionales a un sistema. Ambos circuitos pueden programarse a través de la central o de un dispositivo remoto VR90 independiente.

Zodiac

Esta marca ha creado dispositivos domóticos que permiten un control avanzado y personalizado de todos los equipos, en este caso para piscinas. Su funcionamiento centraliza toda la información permitiendo las siguientes funciones: calefacción de la piscina, iluminación, tratamiento del agua, filtración, limpieza y animación acuática.

Z-Wave

La tecnología inalámbrica Z-Wave utiliza ondas de radio de baja energía para comunicarse de un aparato a otro. Se utiliza para domótica integral y multipropósito soportada por multitud de fabricantes. Esto permite el control inalámbrico de electrodomésticos y otros dispositivos. Entre sus usos encontramos el control de iluminación, sistemas de seguridad, termostatos, ventanas, cerraduras, piscinas y garaje abre puertas.

5 beneficios de domótica en la calefacción

Los beneficios de incorporar dispositivos de domótica a tu sistema de calefacción tradicional son numerosos. Pero hay algunos que resaltan al poco tiempo de empezar a usarlos. Hemos creado un resumen sobre los beneficios más destacados por los que muchos usuarios se animan a instalar esta tecnología en sus viviendas.

Beneficios Propiedades
Accesibilidad Facilidad en el uso de los equipos en la vivienda sin grandes esfuerzos. Además, es ideal para personas con discapacidades
Gran confort Se encarga de controlar la calefacción para mantener una temperatura ideal según programación horaria
Ahorro de energía Permite controlar y gestionar la calefacción, así como la iluminación y los electrodomésticos de la vivienda de manera inteligente. Gracias a los

sistemas de monitorización podemos controlar el consumo y mejorar la eficiencia energética

Mayor seguridad Contiene alarmas que detectan incendios, fugas de gas, problemas de calefacción, inundaciones, u otros. También pueden simular movimiento sin necesidad de estar en la vivienda
Control de zonas Nos permite poder crear zonas a diferentes temperaturas a lo largo del día con programación de rutina. De este modo se puede calentar sólo las partes de la casa o la oficina que realmente necesitan calor. Algo evidente para un ahorro de energía a lo largo de la jornada

 

Combinar bomba de calor y energía solar

Combinar bomba de calor y energía solar ya se ha convertido en uno de los sistemas más eficientes para climatizar las viviendas. Su funcionamiento permite extraer energía calorífica del aire, agua o subsuelo de manera rentable y sin consumir mucha energía. Pero esto no es todo, ¿te imaginas combinar las funciones de la bomba de calor con energía solar? La energía solar puede agregar calor y electricidad a la bomba de calor de una forma ecológica y renovable. ¿Quieres saber cómo funcionan y que ventajas trae su combinación? A continuación, te lo detallamos.

La combinación de la bomba de calor con energía solar ofrece una independencia energética a las viviendas. De esta manera, aunque sigamos conectados a la red eléctrica notaremos como las facturas bajan considerablemente. Por un lado la energía solar térmica ayuda a que la bomba de calor no necesite trabajar tanto para generar agua caliente. Por otro lado, si combinamos la instalación con fotovoltaica, la bomba de calor podrá surtirse de gran parte de la energía eléctrica generada por los paneles.

Con ambas combinaciones, conseguimos que la bomba de calor no consumo tanta electricidad de la red. Un ahorro que se ve reflejado bien cuando aportamos el agua caliente o cuando aportamos la electricidad. Además, desde el punto de vista del usuario, nos podemos beneficiar del agua caliente ya que podemos darle uso sanitario en la cocina o el baño.

Bomba de calor con paneles fotovoltaicos o térmicos

Al combinar la bomba de calor con energía solar se ahorra de una forma ecológica en las facturas de electricidad. Y obviamente si optamos por estos sistemas, el ahorro es aún más apreciativo si lo comparamos con calderas de gas, gasoil, pellets u otros combustibles fósiles. Ya sea de aerotermia o geotermia, las características de la bomba de calor la hacen ser una de las opciones más eficientes en la lista de “sistemas ecológicos”. A continuación, veremos cómo se combina a la perfección con paneles fotovoltaicos o térmicos:

Bomba de calor y energía solar fotovoltaica

La instalación de energía solar fotovoltaica nos genera gran parte de la electricidad que requiere la bomba de calor en su funcionamiento. Tanto en verano como en invierno, los paneles fotovoltaicos son capaces de proporcionar electricidad a la bomba para no depender tanto de la red eléctrica. Además se puede apreciar una ventaja significativa si comparamos con los paneles térmicos. Mientras que con los paneles térmicos el agua caliente sobrante no podemos emplearla en otros electrodomésticos, la energía excedente de los paneles fotovoltaicos si podemos utilizarla en otros requerimientos eléctricos de la vivienda.

No obstante, la combinación de bomba de calor y energía fotovoltaica es una de las soluciones más rentables y ecológicas del mercado. Los paneles fotovoltaicos pueden trabajar a pleno rendimiento aunque no se esté utilizando la bomba de calor. La electricidad que no consuma la bomba de calor la podemos verter a la red con compensación.

Bomba de calor y energía solar térmica

La combinación de placas solares y bomba de calor también es una forma muy rentable de proporcionar ACS y calefacción a tu vivienda. Eso si debemos ser conscientes que este tipo de sistema le vamos a sacar más rendimiento en días fríos de invierno que en verano. Por eso el cálculo de placas solares debe ser el justo para las necesidades de nuestra vivienda. También la bomba de calor puede suministrar refrigeración si se combina con un suelo radiante refrescante por ejemplo. Esta es una de las grandes diferencias respectos a las calderas que solo suministran agua caliente.

Combinar la bomba de calor y las placas solares térmicas compensa el trabajo de generar agua caliente. Esto hace que la bomba de calor trabaje menos y se reparta el trabajo de calentar el agua. Solo se pondrá en marcha cuando las placas solares térmicas no sean capaces de cubrir la demanda que requiere la vivienda.

Ventajas de combinar bomba de calor con energía solar

Reduce huella de carbono. Utilizar la energía solar para calentar agua reduce la dependencia de otros sistemas que emplean combustibles fósiles. Esto ayuda a reducir el vertido de gases de combustible a la atmósfera.

Energía gratis e inagotable. La energía solar es 100% gratis e inagotable por lo que podemos abastecernos de por vida. Ha iluminado nuestro planeta durante años y seguirá haciéndolo mucho tiempo por lo cual podemos amortizar y sacar rendimiento a largo plazo.

Mantenimiento simple. El mantenimiento que requiere tanto la bomba de calor como el sistema de energía solar es económico y sencillo. Manteniendo ambos sistemas nos aseguraremos de alargar la vida de los equipos por encima de los 25-30 años.

Subvenciones y ayudas. Todos los años se destinan fondos por parte de las diferentes administraciones públicas para que la instalación de estos sistemas renovables sea más asequible.

Amortización. Normalmente la amortización de estos sistemas se consigue a los 5-8 años de uso. Aunque desde el comienzo de utilización, se consigue rebajar las facturas lo que hace de esta combinación más atractiva.

Revalorización. La instalación de este sistema combinado hace que la vivienda alcance un valor más alto en autosuficiencia.

Reduce el consumo energético. Se reduce considerablemente la dependencia de la red eléctrica para generar calor, reduciendo hasta un 70% la factura de calefacción.

Energía solar termodinámica: alternativa energética

En estos días, donde las energías alternativas están cobrando un papel protagonista en el sector energético, el desarrollo de tecnologías de última generación, como ventanas o celdas o paneles solares termodinámicos, están aportando un valor añadido al mundo de las energías renovables tal y como lo conocemos. Y es que no debemos olvidar que 2020 va a suponer para España y toda Europa un cambio en relación a la eficiencia energética. Es el comienzo para alcanzar consumo energético casi nulo. Una nueva situación que afecta, en mayor medida, a los edificios con la nueva directiva de eficiencia energética establecida por la Unión Europa (EPBD). Una normativa con la que se espera un ahorro de energía de entre el 60% y el 80% en los nuevos edificios. Por ello el compromiso con el desarrollo de nuevas tecnologías, permite maximizar la calidad del sector. Así como el bienestar y habitabilidad del planeta. Un compromiso que podemos encontrar en la energía solar termodinámica.

¿Qué es la energía solar termodinámica?

La energía solar termodinámica es una evolución de la energía solar tradicional. Es un novedoso sistema que aprovecha la diferencia entre la temperatura del líquido que hay en los paneles termodinámicos y la temperatura ambiente. ¿Y cómo se produce esto? Los paneles solares termodinámicos llevan un líquido refrigerante a una temperatura muy baja que produce un intercambio de calor con la temperatura ambiente. Siempre y cuando no sea más baja que la del líquido refrigerante. Esto permite producir energía en cualquier momento del día. Es decir, tanto de noche como en condiciones climatológicas adversas, lluvia, viento, etc. Y es aportando agua caliente sanitaria, calefacción y soporte para piscinas. Así que al poder funcionar con diversas condiciones climatológicas, la instalación de un panel solar termodinámico no está limitada únicamente a regiones con muchas horas de sol. Todo un beneficio.

¿Sabías que las placas solares termodinámicas tienen un ahorro estimado de un 75% en el consumo eléctrico?

Además, su vida útil suele rondar los 25 años. Están fabricados generalmente en aluminio, por lo que su peso es bastante ligero. Alrededor de 8 kg. Es un material muy resistente a las variaciones de las temperaturas, así como a la abrasión y al desgaste. El precio de una instalación de un panel solar termodinámico suele estar entre los 1.500€ – 3.000€. Pero este puede variar según el número de paneles y la dificultad de la propia instalación.

Aplicaciones de la energía solar termodinámica

Para mantener una buena relación, la producción de energía solar térmica debe ser de 4 KW con un consumo de 1KW. Cuando la energía solar térmica se mantiene a un nivel similar al del consumo, no estamos logrando ahorro. Por este motivo, antes de llevar a cabo la instalación de un panel solar termodinámico, debemos tener en cuenta este aspecto y valorar si podremos generar la suficiente energía solar térmica para que sea rentable. No solo habrá que tener en cuenta la propia instalación, sino también, valorar la situación meteorológica en la zona en la que queramos aprovechar la energía solar termodinámica.

Cómo funciona la energía solar termodinámica

A primera vista, una instalación de este tipo parece similar a una instalación de paneles solares convencionales, si bien su modo de funcionamiento es completamente diferente y resultaría similar a un sistema de climatización por bomba de calor. En una instalación convencional de paneles solares circula un fluido que se calienta a su paso por los paneles debido a la incidencia directa de los rayos solares. Este tipo de energía solar aprovecha el calor para calentar agua. El agua es transformada después en vapor, que a su vez mueve unas turbinas. La acción de esas turbinas es lo que permite producir electricidad. No se produce electricidad directamente. Esta es una manera muy similar a cómo se obtiene energía eléctrica partiendo de la quema de combustibles fósiles. En este caso, no hace falta quemar nada para que se puedan mover las turbinas, el calor del sol lo hace y, además, al ser vapor de agua, no hay residuos nocivos de ninguna clase.

Importante en lo que se refiere a su funcionamiento

No hay que olvidar, que es necesaria una gran cantidad de calor para conseguir ese efecto y eso se consigue concentrando el calor del sol en unos puntos muy determinados. Por eso, no se usan paneles solares fotovoltaicos, que emplean un principio muy diferente, sino que se utilizan colectores de energía. Cuando éramos pequeños aprendimos en la escuela que, con una lupa y un día soleado, podíamos concentrar la energía del sol en un punto. En ese caso, conseguimos tal concentración de calor que se pueden incluso prender cosas que ardan. El funcionamiento de la energía solar termodinámica es, a grandes rasgos, lo mismo. El calor en este caso no se concentra sobre un punto para que arda, sino sobre lo que se llama un fluido termovector. Este fluido tiene unas excelentes capacidades de transmisión del calor y suele estar compuesto de agua y anticongelante. Después, entra en contacto con agua y produce el vapor que mueve las turbinas.

¿Qué beneficios tiene la energía solar termodinámica?

  • Mantenimiento: estas instalaciones necesitan un mantenimiento mínimo.
  • Gas refrigerante: no es necesario recargar periódicamente el gas refrigerante. Además, no es tóxico y las fugas son fácilmente detectables.
  • Menos control de funcionamiento: Los paneles no tienen que purgarse, ni ser cubiertos en verano para proteger la instalación contra sobrepresiones.
  • Efectivos 365 días: en invierno no se corre el riesgo de que los paneles se congelen.
  • Sin sistemas de apoyo: las instalaciones termodinámicas garantizan por sí mismas el 100% del suministro sin necesidad de calderas de apoyo.
  • Alta calidad de material: panel muy ligero (7,6 kg) y ultra plano (grosor 2 cms).
  • Fácil instalación: no necesita ningún tipo de obra ni refuerzo del tejado y se pueden utilizar por las dos caras. Además, la instalación se puede realizar en menos de 4 horas.
  • Duraderos: los materiales con los que están fabricados son anticorrosivos y pueden durar varias décadas, no tienen problemas de congelación ni de dilatación.
  • Eficiente: este sistema es un 20% más eficiente que los sistemas térmicos en el mercado. Capaz de trabajar durante todo el año con o sin radiación solar. ACS durante los 365 días del año día y noche.

Energía solar térmica y termodinámica: ¿es lo mismo?

No. Es muy frecuente confundir la energía solar termodinámica con la térmica , ya que ambas hacen uso de los rayos solares para funcionar. Sin embargo, la principal diferencia entre ambas es que en la térmica, solo es posible generar energía a partir de la radiación solar. Mientras que la energía solar termodinámica puede servirse del viento, de la lluvia o del propio aire. Esto se debe a que los paneles solares termodinámicos funcionan por la diferencia de temperatura. Es decir, siempre que la temperatura del panel sea superior a los -7º, el sistema podrá proporcionar agua caliente sanitaria a unos 60º.

En lo que respecta al propio funcionamiento, también hay diferencias en la instalación de un panel solar termodinámico. En esta se utiliza una bomba de calor que tiene ganancia solar. Sin embargo, en la solar térmica se utiliza un acumulador de calor. Por último, la energía térmica debe estar siempre orientada al sur. De este modo, puede obtener la mayor cantidad de luz solar a lo largo del día. Por el contrario, en la energía solar termodinámica puede existir cierta variación en su posición. El motivo estás en que, como hemos dicho, es posible utilizar otras condiciones meteorológicas para funcionar.