Alberto Manguel se ha atrevido a abordar en su último libro un tema que aletea, invisible y pertinaz, a lo largo de toda su obra: la curiosidad. Hace un mes ha publicado en España, de la mano de Alianza Editorial, Una historia natural de la curiosidad, un denso ensayo de algo más de quinientas páginas en el que este “curioso pertinente” por naturaleza se lanza a explorar el acicate que ha impulsado a los seres humanos a lo largo de la historia y que el propio escritor define como “el motor de nuestra existencia”.

La curiosidad es una región poco transitada que ha sido considerada como vicio y como virtud, como estímulo y como barrera. El autor de joyas como Una historia de la lectura o El sueño del rey rojo se ha decidido a entrar por esta senda con paso firme de la mano de un guía excepcional, Dante, pues recurre a interrogantes entresacados de la Divina comedia para orientarse por este entramado salvaje de la curiosidad y para, a través de él, interpelarnos con “preguntas sobre el ser humano, nuestro lugar en el mundo, la relación con la naturaleza, las consecuencias de nuestros actos, qué son la verdad y la belleza, qué nos diferencia de los animales, y un sinnúmero de cuestiones para las que Manguel encuentra nuevas formulaciones”, como leemos en la ficha del libro.

Esta curiosa “historia de la curiosidad” se nos ofrece como un Wunderkammern o “cuarto de las maravillas” en el que, al igual que en aquellos espacios del siglo XVI que atesoraban toda clase de objetos raros, se exponen y comparten ideas, reflexiones y preguntas en torno a la condición humana, a la vez que se presenta como histoire naturelle en su propósito de describir un insólito objeto de la naturaleza.

La palabra curiosidad fue definida por los primeros lexicógrafos del diccionario académico español como el “deseo, gusto, apetencia de ver, saber y averiguar las cosas como son, suceden o han pasado”, al tiempo que como “el cuidado y diligencia que se pone para hacer alguna cosa con perfección y hermosura” (RAE, 1729). Con este nuevo ensayo no cabe duda de que Alberto Manguel invita a saciar esa apetencia tan antigua a la que él mismo ha sucumbido desde los inicios de su carrera literaria, entregándose a dicha tarea con la paciencia y el amor de todo buen curioso. Ahora solo queda que otros fisgones ávidos de leer y de saber se asomen a las páginas de este bello libro, que abran la puerta de este gabinete de curiosidades sobre la curiosidad. Leamos, veamos…

Gabinete_van Haecht

 

 

 

 

 

 

El Gabinete de curiosidades de Cornelis van der Geest, de Willem van Haecht (Amberes, 1593-1637).

Alberto Manguel, Una historia natural de la curiosidad, Madrid, Alianza, Colección Alianza Literaria, 2015 , 1ª ed. marzo, ISBN 978-84-206-9942-4, 544 páginas, 22 €.

 

Ana Peñas

Doctora en Literatura Comparada Europea. Profesora en la Universidad a Distancia de Madrid (UDIMA).

Ver Perfil