Archivos por Etiqueta: energía solar

Energía solar: Horas de luz solar

España es uno de los países que más disfruta del sol en el mundo a lo largo del año. Concretamente nos beneficiamos alrededor de unos 300 días al año de luz y calor de manera gratuita. Claro que no siempre con la misma intensidad, ni durante el mismo tiempo durante las diferentes estaciones. Pero sí que podemos sentirnos afortunados en relación a otros países del norte de Europa en los que la media de días disminuye considerablemente. Ahora bien, si disponemos de una gran cantidad de luz, ¿por qué no sacar el máximo rendimiento de ella? Si nuestra idea es instalar placas solares térmicas o fotovoltaicas, debemos estar bien informados. Podemos comenzar valorando que cantidad de luz solar llega a nuestra vivienda y cuantas horas podemos aprovecharla.

¿A qué países afecta más la luz solar?

Evaluar que zonas son más potenciales para aprovechar la energía solar y convertirla en calor o electricidad es un tema que se habla en todas las cumbres energéticas a nivel global. En el planeta se observa una distribución bastante regular de horas de luz solar, desde los polos donde existe menos radiación solar hasta zonas desérticas y tropicales donde se concentran más horas de luz solar. Por ejemplo, la zona del desierto del Sáhara en Níger alcanza valores de 3.800 horas de luz al año mientras que el norte de Laos y Vietnam, a pesar de estar a la misma latitud, apenas llegan a las 2.200 horas de luz solar anual. O en EE.UU., la zona del desierto de Nevada tiene alrededor de 4.000 horas de luz solar al año mientras que en Carolina del Sur, llegan a las 2.600 horas al año.

A nivel global se analiza, no solo que zonas cuentan con un gran número de horas de luz solar al año, sino también donde se puede sacar mayor aprovechamiento energético. El modelo energético que se quiere obtener plantea como imprescindible la utilización de la captación solar para el aprovechamiento de la energía solar en industrias o autoconsumo. Los objetivos para el 2030, simula que 2/3 de la población mundial pueda abastecerse de la energía fotovoltaica. Y para el 2100 el 70% de la energía mundial sea de origen solar. Esto visualiza un horizonte energético muy sostenible para todo el planeta.

¿Qué zonas de España tienen más horas de luz?

España tiene una situación privilegiada, respecto a otros países del norte, ya que la cantidad de radiación solar es muy favorable. Depende mucho de la ubicación geográfica, la climatología y de la latitud y longitud. Aunque todos sabemos que los inviernos en España tienen menos horas de sol y en verano muchas más, el abastecimiento de energía solar puede ser unos de los puntos fuertes. No solo para almacenarla sino también para transportar grandes cantidades de electricidad sin muchas pérdidas energéticas. Por lo cual, podemos aprovechar los beneficios que nos aportan tanto las placas solares térmicas como fotovoltaicas.

En algunas zonas con mayor incidencia como las provincias de Murcia, Sevilla, Alicante, Badajoz, Almería, Islas canarias o Baleares, se puede sacar una gran productividad ya que disponen de muchas horas de luz. Pero esto no significa que todas las provincias tengan las mismas cantidades anuales. Además no es sencillo determinar a qué hora sale el sol y a qué hora se pondrá en las diferentes épocas del año. De hecho, para medir la cantidad de sol se utiliza un instrumento llamado heliógrafo.

Los datos que nos aporta el heliógrafo revelan que en zonas del norte como Cantabria, País Vasco, Galicia y alto Ebro los valores oscilan sobre las 1.600 – 2.000 horas de sol al año. Por lo cual, amortizar un sistema de energía solar en estas zonas lleva más tiempo. Por otro lado, en las zonas más bajas al sur de España como Mallorca, Menorca, Islas Canarias o Ibiza si llegan a valores de 2.800. En estas zonas, la rentabilidad es mayor. Además, en zonas medias también podemos encontrar grandes cantidades de hora de luz. Por ejemplo en la zona de Madrid, alrededor de 2.700 horas al año y en la Comunidad Valenciana hasta 2.600 horas.

¿Funcionan los paneles solares con pocas horas de luz?

Esto es una duda que muchas personas tienen cuando se plantean instalar paneles solares en su vivienda. La respuesta tiene muchos matices pero es sencilla. Sí, los paneles solares pueden funcionar en la etapa de invierno aunque esté nublado. Los días soleados son los más ideales, pero no son imprescindibles para seguir obteniendo rendimiento solar. Incluso cuando el sol no da directamente a las placas solares, estas pueden cargar energía igualmente. Lo hacen con cualquier tipo de luz, aunque sea artificial. Atraen diversas longitudes de ondas, incluso aquellas que consiguen atravesar las nubes. ¿Nunca te has quemado la piel en un día nublado?

Beneficios del uso de luz solar

Beneficios Energía solar Fotovoltaica Energía solar Térmica
Coste e inversión Inversión inicial un poco elevada pero se puede amortizar en un periodo de 5 a 7 años Inversión media-alta y se consigue amortizar en un periodo de 7 a 8 años
Ahorro Se consigue un ahorro al utilizar como combustible gratuito la energía solar
Eficiencia Gran eficiencia energética al transformar la luz del sol en electricidad Eficiencia energética muy alta, pero con consumo de electricidad para su funcionamiento
Medio ambiente No genera residuos en su funcionamiento
Consumo No consume energía en su funcionamiento y consigue almacenar electricidad Consumo muy poca energía para mover los fluidos caloportadores
Mantenimiento Si se mantienen limpias de manera periódica pueden funcionar correctamente mucho tiempo No requieren mucho mantenimiento pero se deben revisar periódicamente para evitar estancamientos

 

Combinar bomba de calor y energía solar

Combinar bomba de calor y energía solar ya se ha convertido en uno de los sistemas más eficientes para climatizar las viviendas. Su funcionamiento permite extraer energía calorífica del aire, agua o subsuelo de manera rentable y sin consumir mucha energía. Pero esto no es todo, ¿te imaginas combinar las funciones de la bomba de calor con energía solar? La energía solar puede agregar calor y electricidad a la bomba de calor de una forma ecológica y renovable. ¿Quieres saber cómo funcionan y que ventajas trae su combinación? A continuación, te lo detallamos.

La combinación de la bomba de calor con energía solar ofrece una independencia energética a las viviendas. De esta manera, aunque sigamos conectados a la red eléctrica notaremos como las facturas bajan considerablemente. Por un lado la energía solar térmica ayuda a que la bomba de calor no necesite trabajar tanto para generar agua caliente. Por otro lado, si combinamos la instalación con fotovoltaica, la bomba de calor podrá surtirse de gran parte de la energía eléctrica generada por los paneles.

Con ambas combinaciones, conseguimos que la bomba de calor no consumo tanta electricidad de la red. Un ahorro que se ve reflejado bien cuando aportamos el agua caliente o cuando aportamos la electricidad. Además, desde el punto de vista del usuario, nos podemos beneficiar del agua caliente ya que podemos darle uso sanitario en la cocina o el baño.

Bomba de calor con paneles fotovoltaicos o térmicos

Al combinar la bomba de calor con energía solar se ahorra de una forma ecológica en las facturas de electricidad. Y obviamente si optamos por estos sistemas, el ahorro es aún más apreciativo si lo comparamos con calderas de gas, gasoil, pellets u otros combustibles fósiles. Ya sea de aerotermia o geotermia, las características de la bomba de calor la hacen ser una de las opciones más eficientes en la lista de “sistemas ecológicos”. A continuación, veremos cómo se combina a la perfección con paneles fotovoltaicos o térmicos:

Bomba de calor y energía solar fotovoltaica

La instalación de energía solar fotovoltaica nos genera gran parte de la electricidad que requiere la bomba de calor en su funcionamiento. Tanto en verano como en invierno, los paneles fotovoltaicos son capaces de proporcionar electricidad a la bomba para no depender tanto de la red eléctrica. Además se puede apreciar una ventaja significativa si comparamos con los paneles térmicos. Mientras que con los paneles térmicos el agua caliente sobrante no podemos emplearla en otros electrodomésticos, la energía excedente de los paneles fotovoltaicos si podemos utilizarla en otros requerimientos eléctricos de la vivienda.

No obstante, la combinación de bomba de calor y energía fotovoltaica es una de las soluciones más rentables y ecológicas del mercado. Los paneles fotovoltaicos pueden trabajar a pleno rendimiento aunque no se esté utilizando la bomba de calor. La electricidad que no consuma la bomba de calor la podemos verter a la red con compensación.

Bomba de calor y energía solar térmica

La combinación de placas solares y bomba de calor también es una forma muy rentable de proporcionar ACS y calefacción a tu vivienda. Eso si debemos ser conscientes que este tipo de sistema le vamos a sacar más rendimiento en días fríos de invierno que en verano. Por eso el cálculo de placas solares debe ser el justo para las necesidades de nuestra vivienda. También la bomba de calor puede suministrar refrigeración si se combina con un suelo radiante refrescante por ejemplo. Esta es una de las grandes diferencias respectos a las calderas que solo suministran agua caliente.

Combinar la bomba de calor y las placas solares térmicas compensa el trabajo de generar agua caliente. Esto hace que la bomba de calor trabaje menos y se reparta el trabajo de calentar el agua. Solo se pondrá en marcha cuando las placas solares térmicas no sean capaces de cubrir la demanda que requiere la vivienda.

Ventajas de combinar bomba de calor con energía solar

Reduce huella de carbono. Utilizar la energía solar para calentar agua reduce la dependencia de otros sistemas que emplean combustibles fósiles. Esto ayuda a reducir el vertido de gases de combustible a la atmósfera.

Energía gratis e inagotable. La energía solar es 100% gratis e inagotable por lo que podemos abastecernos de por vida. Ha iluminado nuestro planeta durante años y seguirá haciéndolo mucho tiempo por lo cual podemos amortizar y sacar rendimiento a largo plazo.

Mantenimiento simple. El mantenimiento que requiere tanto la bomba de calor como el sistema de energía solar es económico y sencillo. Manteniendo ambos sistemas nos aseguraremos de alargar la vida de los equipos por encima de los 25-30 años.

Subvenciones y ayudas. Todos los años se destinan fondos por parte de las diferentes administraciones públicas para que la instalación de estos sistemas renovables sea más asequible.

Amortización. Normalmente la amortización de estos sistemas se consigue a los 5-8 años de uso. Aunque desde el comienzo de utilización, se consigue rebajar las facturas lo que hace de esta combinación más atractiva.

Revalorización. La instalación de este sistema combinado hace que la vivienda alcance un valor más alto en autosuficiencia.

Reduce el consumo energético. Se reduce considerablemente la dependencia de la red eléctrica para generar calor, reduciendo hasta un 70% la factura de calefacción.

Seguidor solar: ¿qué es y para qué sirve?

Un seguidor solar o solar tracker es un sistema que acompaña el movimiento del sol. Instalar seguidores solares es realmente interesante en instalaciones fotovoltaicas sobre terreno. Lo que se pretende conseguir es que las placas solares estén lo mejor dirigidas al sol durante todo el día. Gracias a los seguidores solares, los paneles solares pueden orientarse de tal forma que su base forme 90° con los rayos solares.

En la Grecia antigua encontramos las primeras referencias al uso de la energía solar. Fue durante la batalla de Siracusa en el siglo III a.C. donde Arquímedes se valió de unos espejos de bronce con forma hexagonal para reflejar en ellos los rayos solares y concentrarlos en la flota romana con el fin de acabar con ella.

Aunque no tenemos constancia del sistema utilizado por aquel entonces por Arquímedes, podemos deducir que seguramente utilizó la fuerza del hombre para crear  el movimiento que ayudase a reflejar los rayos del sol y así incidieran sobre los barcos del enemigo.

Pero, de  lo que sí tenemos constancia, gracias a los grabados de la época, es del invento del químico francés Antoine Lavoisier. Era un horno capaz de fundir metales, formado por dos lentes muy potentes que concentraban la radiación en un punto fijado. Esta máquina funcionaba gracias a varias poleas que ayudaban a orientar las lentes hacia el sol.

Si volvemos a nuestros días, a partir de la década de los ochenta comprobamos que el seguidor solar de una solo eje horizontal ha evolucionado comercialmente. Aunque, era una instalación mucho más compleja y de precio más elevado en comparación con una fija más simple.

Actualmente ya está mucho más aceptado en el mercado. Y es que el seguidor solar fotovoltaico horizontal de un solo eje supera las desventajas tanto mecánicas como de funcionamiento con respecto a otros sistemas.

Tipos de seguidor solar

Tipos de seguidores solares

Según el tipo de instalación (energía solar fotovoltaica convencional, energía solar fotovoltaica de concentración y energía termosolar de concentración) y las circunstancias de cada lugar, el seguidor solar será diferente:

Seguidor solar de un eje: los seguidores solares de un eje siguen el movimiento del sol en uno de los ángulos: azimutal, horizontal o en el eje polar.

Polar: el seguimiento lo realiza de forma oblicua con el eje de giro orientado al sur y en una inclinación fija.

Azimutal: gira sobre un eje en posición vertical y su ángulo coincide con la latitud de la instalación.

Horizontal: este es el más común y sigue el movimiento del sol durante todo el día, de este a oeste.

Seguidor solar de dos ejes: gracias a que el seguimiento se realiza en ambos ejes, la base de captación siempre se encuentra perpendicular al sol. Su capacidad de giro es de 360°. Dentro de este tipo, encontramos:

  • Monoposte: con un solo apoyo.
  • Carrousel: con varios apoyos a lo largo de una superficie circular.

¿Un seguidor solar en mi casa?

Si lo que queremos es instalar un sistema de paneles solares en el tejado de nuestra vivienda o en el garaje, instalar un seguidor solar no será viable. Esto, se debe a que son estructuras pesadas y complejas y ello puede afectar al tejado. Además, en tejados inclinados es aún menos recomendable ya que las placas solares no podrían realizar bien el movimiento.

En tejados planos sí que sería posible integrar a la instalación, un seguidor solar o solar tracker. Aunque en este punto es interesante comprobar que la amortización sea factible.

Si contamos con espacio disponible para instalar una o dos flores solares, como en un gran jardín, las placas solares sí que conseguirán tener un buen rendimiento. Así todo, lo adecuado es siempre acudir a instaladores profesionales para informarnos sobre datos técnicos y precios.

Rendimiento y rentabilidad del ‘solar tracker’

Los seguidores solares siguen al sol, al igual que lo hacen los girasoles del este al oeste. El ángulo de incidencia, que no es otro que el ángulo con el que los rayos del sol llegan a la placa solar, es un factor muy importante, a tener en cuenta, y determina lo bien que la placa solar convierte la radiación en electricidad. Es directamente proporcional  a la cantidad de energía que se genera. Por lo que, cuanto más perpendicular sea, mayor cantidad de energía producirá el panel fotovoltaico.

A escala comercial, integrar seguidores solares a las instalaciones solares supone una gran diferencia de ingresos. La eficiencia de la conversión siempre mejora cuando los paneles están dirigidos constantemente al ángulo del sol.

¿Sabías que el tipo de solar tracker con mayor rendimiento  son los de dos ejes? Aportan un incremento en la producción que puede oscilar entre el 30% y el 40%. Si lo  comparamos con las instalaciones solares fijas.

Mientras que en los seguidores solares de un solo eje, ese incremento es de un 10% – 20%, frente a las instalaciones fijas. Un 25% si fuera con seguidores azimutales. En definitiva, los seguidores solares ayudan a incrementar la cantidad de energía que el sistema fotovoltaico produce.

Tipo de solar tracker Capacidad de giro Incremento del rendimiento
Polar: orientado al sur y con la misma inclinación que la latitud de la instalación.

Menos de 180°

De 10 a 20%

Azimutal: los paneles solares se mueven sobre un único apoyo. Se inclinan de este a oeste.

Menos de 180°

Hasta el 25%

Horizontal : eje este-oeste sobre el que se instalan las placas solares

Menos de 180°

De 10 a 20%

Monoposte: solo un apoyo central

360°

30 a 45%

Carrousel : varios apoyos

360°

30 a 45%

 

Globos solares: una apuesta de futuro

¿Sabías que los globos solares prometen generar 400 veces más energía que los paneles solares convencionales?  Y es que el objetivo, dentro del sector energético, es  llegar a ser la alternativa más sostenible y viable  en la generación de energía. El ingeniero Rob Lamkin, CEO de Cool Earth Solar, diseñó en California estas burbujas solares, con una celda fotovoltaica en su interior. Su diseño y funcionamiento es bastante simple, no requiere de nueva tecnología. Los captadores, como su propio nombre indica, captan la luz solar y la concentran en celdas fotovoltaicas, consiguiendo así un mejor aprovechamiento de la energía solar.

¿Es realmente el futuro de la energía solar fotovoltaica?

Esta tecnología pretende reducir el coste de la energía solar. Para así, ser tan competitivos como aquellas que emplean fuentes fósiles para la obtención de energía. Con este novedoso sistema, Cool Earth Solar, empresa que está desarrollando este concepto, trata de resolver de manera eficiente y rentable, el problema global de generación de energía. Que, como ya sabemos, es sustituir los combustibles fósiles minimizando nuestra huella de carbono e impulsando un recurso abundante, como en este caso es el sol. Su reducido coste, su gran rendimiento, su facilidad de instalación y el resto de factores, convierten, sin duda, a los globos solares en una gran alternativa ecológica.

Además, es un sistema que ya ha sido testado bajo las inclemencias climáticas normales. Lo que significa que puede ser instalado en cualquier lugar por remoto que sea con un mínimo impacto ambiental. Y sin tener que destinar grandes superficies, algo que sí ocurre con los parques solares de energía fotovoltaica.

Ventajas de los globos solares

1.Coste de fabricación mínimo

Según sus promotores, que ya han fabricado una gran cantidad de globos solares de prueba, estiman que el coste puede rondar los 2 dólares. No solo consiguen generar 400 veces más de energía que los sistemas convencionales de concentración por espejos, sino también podría costar 400 veces menos que éstos. Los materiales de los que están fabricados son muy económicos.  Están hechos de una película plástica, del mismo tipo que se usa para las bolsas de patatas fritas o snacks. Con un hemisferio superior transparente y un hemisferio inferior reflectante.

2. Resistente a las inclemencias meteorológicas

Aunque por los materiales pueda parecer un sistema frágil, estos globos solares son aerodinámicamente estables, capaces de resistir vientos de casi 120 kilómetros por hora. Además, la superficie exterior transparente protege la celda fotovoltaica del medio ambiente, incluida la lluvia, la nieve, así como de los insectos y la suciedad.

3. Reducido peso y diseño permiten que este sistema sea muy fácil de instalar.

Tal vez la única limitación que pueden presentar es su tamaño, debido a que su base tiene una circunferencia de entre 2 y 2,5 metros de diámetro. Pero, esta característica no debería suponer problema alguno, ya que se pueden instalar en cualquier parte, como en el tejado de nuestra vivienda, de edificios o de fábricas. O bien colocarlo suspendido en cables de acero sobre zonas agrícolas, como campos, invernaderos, plantaciones, etc. En comparación con los paneles solares tradicionales,  tendrían también un coste mínimo de mantenimiento.

4. Gran capacidad de captación

Gracias a que la mitad del globo solar es transparente y al interior cóncavo, la luz se concentra en las pequeñas celdas fotovoltaicas de una forma más eficiente.

El captador es el encargado de concentrar luz solar en la celda fotovoltaica. Una sola célula con captador genera alrededor de 300 a 400 veces más energía. Esto significa que necesitamos menos células para producir mucha más electricidad. Consiguiendo así que el rendimiento del globo solar llegue a ser mayor que el de un panel solar fotovoltaico tradicional plano.

 4. Amigable con el medio ambiente

Tengamos presente que estamos hablando de energía solar, una energía renovable, limpia y que no depende de los combustibles fósiles. Así todo, el sistema resultante de postes y cables de acero. Utiliza una pequeña cantidad de material, tiene una mínima huella y no causa apenas alteración en la naturaleza o entorno. Se pueden instalar en cualquier lugar por remoto que sea, ya que al encontrarse suspendidos en el aire permite que no sea necesario destinar grandes superficies para las instalaciones. Todo ello con un impacto ambiental limitado

Componentes de una instalación solar

Cada uno de los componentes es imprescindible en la instalación y tienen su importancia a la hora de aprovechar la radiación del sol, captando la energía solar y transformándola en energía eléctrica. Conozcamos a continuación cuáles son estos componentes.

1. Modulo fotovoltaico

Es el encargado de convertir la energía  del sol en energía eléctrica. Es el elemento principal de la instalación fotovoltaica. Está formado por la unión de varios paneles y dota a la instalación de la potencia necesaria. Cuanto mayor sea la demanda, mayor número de paneles solares serán necesarios. Estos están formados por células de silicio, que se encuentran encapsuladas y conectadas entre sí eléctricamente.

Según la tecnología de fabricación de las células, los módulos fotovoltaicos son monocristalinos, policristalinos o amorfos. Este último tipo está en desuso debido a su poca eficiencia en comparación con los otros dos.

2. Regulador de carga

Entre los paneles solares (campo fotovoltaico) y las baterías, nos encontramos el regulador de carga. Es el nexo de unión entre ellos y el resto de los componentes fotovoltaicos. Los reguladores se encargan de administrar la energía con eficiencia. Permiten que el sistema y las baterías no se sobrecarguen y evita que se puedan descargar por la noche. También es capaz de proporcionar información del estado del sistema, Controla constantemente el estado de carga de las baterías, por lo que ayuda a prolongar la vida útil de las mismas. Gracias a estos componentes fotovoltaicos, nos aseguramos que haya suministro eléctrico suficiente.

3. Batería o acumulador 

Las baterías cumplen tres funciones en una instalación solar fotovoltaica:

  • Almacenar la energía durante un período de tiempo
  • Proporcionar potencia instantánea elevada
  • Fijar la tensión de trabajo de la instalación.

Una vez regulada la energía eléctrica de los paneles, se va a las baterías. La energía del sol no llega de manera uniforme, si no que depende de aspectos como la duración del día, de las estaciones del año o de la nubosidad en un momento determinado. Por ello se hace necesario utilizar algún sistema que pueda almacenar esta energía para utilizarla en momentos que no llegue la radiación solar, como son las baterías o acumuladores. Las baterías se recargan gracias al regulador de carga, desde la electricidad que producen los paneles solares.

4. Inversor

Elemento imprescindible en una instalación solar fotovoltaica. El inversor se encarga de convertir la corriente continua en alterna o convencional, que debe ser igual a la de la red eléctrica. Es decir, de convertir la energía que recogen las placas solares en electricidad. Si no es por el inversor, no podríamos usar la energía que producen los paneles. Una vez la energía es transformada por el inversor, podremos utilizarla, verterla a la red o almacenarla en las baterías. A continuación recogemos las características principales del inversor solar:

  • Alta eficiencia
  • Consumo bajo cuando no hay cargas conectadas
  • Alta fiabilidad
  • Seguridad y protección contra cortocircuitos
  • Buena regulación de la tensión y de la frecuencia de salida 

5. Soportes

Estos componentes tienen una mera función de fijación. Son elementos pasivos. Los soportes mantienen los paneles solares en una posición fija proyectados hacia el sur. Estos soportes deberán ser estables, rígidos y duraderos para poder soportar el desgaste que conlleva el estar en el exterior: clima, fuerza del viento, nieve, lluvia, etc

Otros componentes fotovoltaicos 

Los microinversores y los optimizadores de potencia son otros elementos solares que podemos necesitar en una instalación solar fotovoltaica. Los primeros se instalan justo detrás de los paneles solares para transformar la corriente continua que le llega de los paneles en corriente alterna, Se distingue de un inversor en el tamaño, que es mucho más pequeño, y en que opera a nivel individual en cada placa solar. Podría decirse que es un pequeño inversor individual de cada panel. El optimizador también trabaja individualmente en cada panel solar,  pero en vez de transformar la corriente continua como sí lo hace el micro inversor, optimiza y maximiza esa corriente antes de enviarla al inversor central.

Con estos elementos, logramos tener un mayor rendimiento y una monitorización individual de los paneles. No obstante, tanto los microinversores como los optimizadores de potencia no son imprescindibles en una instalación fotovoltaica.

Kit solar fotovoltaico 

Un kit solar fotovoltaico está compuesto por los distintos componentes que hemos visto antes: panel solar, batería, regulador de carga e inversor. Son fáciles de instalar y requieren de poco mantenimiento. Por ejemplo, donde no exista conexión a la red eléctrica, como en las zonas rurales, es de gran utilidad. Además, si fuera necesario aumentar la potencia, solo necesitaríamos instalar más paneles fotovoltaicos. Además, la vida útil de los kits solares fotovoltaicos es muy larga.

Mantenimiento de una instalación solar fotovoltaica

En lo que respecta al mantenimiento, para evitar el deterioro de la instalación, es recomendable realizar un buen mantenimiento. Y es que aspectos como los agentes externos, las variaciones de temperatura, la polución o suciedad son factores que afectan directamente a este tipo de instalaciones. Por eso debemos tener claro que es lo que podemos hacer para evitar esto:

  • Eliminar el polvo o suciedad acumulado en el campo fotovoltaico. Para ello utilizaremos productos no abrasivos y siguiendo siempre las recomendaciones de los fabricantes.
  • Realizar una inspección visual para detectar cualquier problema o anomalía.
  • Revisar la estructura. Ver que no haya grietas o deformaciones. Aplicar un tratamiento anticorrosivo en el caso de que la estructura sea de aluminio o acero inoxidable.
  • Revisar los componentes eléctricos.
  • Revisar el sistema de acumulación. Hablamos de las baterías, de los bornes y de los terminales de conexión. En el caso de que hiciese falta, tendremos que rellenar los electrolitos de las baterías, hasta llegar al nivel recomendado.

Si conseguimos  realizar un buen mantenimiento en las instalaciones solares fotovoltaicas obtendremos beneficios como: ahorro en el consumo, mayor vida útil de los paneles, mayor eficiencia, menor número de averías, control de bacterias, etc.