Desde que el Marketing Digital absorbió una parte importante de los presupuestos de los departamentos de Marketing, la tecnología no ha parado de evolucionar. Y los canales de comunicación con el mercado ofrecen cada día nuevas posibilidades a los anunciantes.

El Marketing ha cogido relevancia dentro de las organizaciones en la última década. Básicamente porque ante un mercado con alto nivel de competencia, se ha convertido en la herramienta clara de impulso de los negocios.

La frustración habitual de los profesionales de las áreas comerciales ha venido siempre por la dificultad de medir los resultados de negocio generados a través de las estrategias digitales. Algo que la tecnología está tratando de paliar a través de un Marketing digital mucho más analítico que estético, mucho más práctico que visual y mucho más basado en resultados que en sensaciones.

Dentro de todo este entorno, surge en los últimos años el boom del Marketing con influencers, aquellos profesionales que se han convertido en capaces de llegar con sus mensajes a una audiencia sobre la que influyen. Y, por tanto, sobre la que pueden convertirse en prescriptores de productos y servicios de una manera directa y altamente efectiva.

Por ello, un influencer es aquella persona que puede lograr que nuestro mensaje llegue de una manera más directa, efectiva y eficiente, a nuestro mercado. Tres errores a evitar en Marketing con influencers:

– El influencer es útil si sus “seguidores” sobre los que puede influir son potenciales clientes.

No nos sirve tener muchos seguidores, tampoco nos sirve si no puede influir sobre ellos en el tipo de producto o servicio que ofrecemos.

– El influencer es útil si nos ayuda a generar negocio.

El influencer debe ayudarnos a generar negocio, bien sea de manera directa, consiguiendo ventas o bien sea de manera indirecta, generando interés en nuestros productos para luego nosotros generar ventas en un proceso posterior.

– El influencer debe analizarse con métricas.

Es tan importante no centrarnos en lo estético (número de seguidores, número de likes, ruido mediático, apariencia…) como tener claras ambas partes (anunciante e influencer), las métricas con las que se van a definir el éxito de la Campaña.

Y ya dentro de redes sociales, el anunciante como el influencer debe definir objetivos de la campaña, mensajes principales y, sobre todo, las llamadas a la acción que se van a derivar de cada acción en las redes.

En cualquier caso y como resumen, las acciones de Marketing de hoy en día, miden su efectividad mediante su impacto en el negocio.