El sector del turismo es algo que está cambiando constantemente, los transportes se modernizan y las nuevas tecnologías nos permiten llegar más lejos, más rápido y por mucho menos dinero. Esto ha causado un crecimiento muy notable en el número de turistas en pocos años.

Sin ir mas lejos, mi abuela materna no vio el mar hasta los 16 años y eso que vivía en el municipio de Cerdá de la provincia de Valencia, a escasos 50km del mar.

De hecho no hace falta remontarse tan atrás en el tiempo para ver cambios en el sector, en 2005 pagué 1800€ por un vuelo Madrid-San Francisco que hoy en día, gracias a las aerolíneas lowcost podemos reservar por unos 400€ ida y vuelta aproximadamente.

Como se puede apreciar en la siguiente gráfica, el número de llegadas de turistas internacionales en todo el mundo era de 563 millones en 1996 mientras que en 2017 se calculaba que había crecido más del doble llegando a 1,32 billones.

Si vamos más atrás en el tiempo, consultando el banco mundial de datos, vemos que en España, el número de pasajeros que viajaron con avión creció desde unos 6 millones en 1970 a 72 millones en 2017. Vamos, que hoy en día viajan doce veces más pasajeros que hace 47 años.

Las formas de viajar también cambian con el tiempo y hoy en día están en auge algunas formas de viajar que pueden resultar bastante curiosas para los que no están al día en este mundillo:

Viajar en furgoneta camper

La moda camper no es algo nuevo realmente, nació con el movimiento hippie durante los años 60 y 70 convirtiendo a la furgoneta Volkswagen T1 en el icono de esta época.

A decir verdad, el viajar en furgoneta camper en España, no estaba muy bien visto y la gente que lo hacía era por que no disponía de medios para hacerlo alojándose en un hotel, pero todo esto hoy en día ha cambiado.

Las redes sociales han vuelto a poner muy de moda las furgonetas camperizadas y hoy en día, bien por postureo o bien por utilidad, todo el mundo quiere tener una. Los precios del mercado se han disparado, especialmente los de los modelos de la marca Volkswagen, siendo así que el modelo Volkswagen California Ocean ronda los 75.000€. Pero no todo está perdido para la gente con pocos recursos. Siempre tienes la opción de comprar un furgón de segunda mano y modificarlo a medida, como hicimos nosotros con una antigua ambulancia gastando un total de 10.000€ en el proyecto. ¿No está mal no?

Lo cierto es que viajar en furgoneta camper o caravana es una experiencia increíble que te da la libertad de pernoctar donde te apetezca, cocinar allí donde vayas y además no tienes que estar haciendo y deshaciendo maletas cada vez que te mueves.

Viajar sin destino

Esta manera de viajar sí es relativamente nueva, ya que nació en 2015 de la mano de Waynabox.Poco después muchas otras agencias de viajes copiaron el modelo de negocio viendo el éxito que tuvo.

Eliges fechas y número de personas que viajan y te permiten descartar algún destino que ya hayas visitado. De 48 a 72 horas antes de la salida del vuelo te contactarán para comunicarte el destino al que vas a viajar.

Viajes con una finalidad

Se trata de viajes que se realizan para contratar un servicio.
Un ejemplo que está ganando mucha popularidad son los viajes a Turquía con todo incluido (vuelos, hotel, comida) para implantes de pelo. Mientras que en España un implante capilar nos costaría unos 1.000€, en Turquía nos costaría unos 3000€ con todo incluido.

Otro destino común para operaciones de estética es Colombia. Una liposucción en Colombia ronda los 1.400€ cuando en España su precio rondaría los 4.000-6.000€.

Para terminar esta modalidad hablaremos sobre el “turismo de muerte”, un tema tabú aquí en España y en muchos países europeos. Lo cierto es que en algunos países como Suiza el “suicidio asistido” está permitido y hay agencias que por unos 4.000€ ofrecen este tipo de viajes de “solo ida”. ¿Curioso no?

Viendo la evolución de los medios de transporte no sería descabellado que en los próximos años bajen de precio y ganen popularidad los viajes a la estratosfera (vuelos de unas pocas horas donde se realizan parábolas para que los viajeros puedan experimentar la gravedad cero) y, a largo plazo, los viajes espaciales.