Un estudio, publicado ayer y dirigido por científicos del Campus de Excelencia Internacional Moncloa (UCM-UPM) ha puesto en evidencia la rapidez con la que nuestra pequeña amígdala reacciona frente a amenazas que aparecen en el campo visual.

En el estudio titulado “A fast pathway for fear in human amygdala” Méndez-Bértolo y cols (2016), confirman la existencia de una vía sub-cortical que transmite la información sobre amenazas externas más rápidamente de lo que pensábamos, lo que nos permite acceder a un mayor conocimiento de las respuestas emocionales no conscientes. Anteriormente a este interesante estudio se cuestionaba la existencia de dicha vía por la falta de evidencias que apoyaran respuestas de corta latencia ante el miedo tanto en primates como en seres humanos.

La novedad y relevancia del estudio recientemente publicado se encuentra en que se han registrado respuestas humanas muy rápidas (inferiores a 74 ms) en la amígdala frente a estímulos asociados con amenazas como expresiones faciales de temor pero no frente a estímulos neutros  (como caras sonrientes). Lo más interesante es que  estas respuestas observadas tienen latencias mucho más cortas que las observadas anteriormente en la corteza visual, indicando que ésta reacción, además de ser mucho más rápida de lo que creíamos, se da frente a estímulos socialmente relevantes (expresiones faciales de miedo en otras personas).

 

Referencia: Méndez-Bértolo, C., Moratti, S. Toledano, R., López-Sosa, F., Martínez-Alvarez, R., Mah, Y. H., Vuilleuimer, P., Gil-Nagel, A. & Strange, B. (2016).  A fast pathway for fear in human amygdala. Nature Neuroscience, 2016/06/13/online [advance online publication]. doi: doi:10.1038/nn.4324